«

»

Ene 28 2014

¿Qué necesito para averiguar mi árbol genealógico?



Muchas personas son atraídas en algún momento de su vida por un especial interés en conocer más profundamente el pasado de la familia, y realmente la genealogía es una disciplina apasionante al alcance de cualquiera que tenga un verdadero interés por su propia historia y la de su país.
No obstante, existen algunas circunstancias que pueden llegar a desanimar al que se inicia en la materia. Veamos algunas de las cualidades que debes reunir para realizar un estudio genealógico por tu cuenta.

Los 7 retos a superar para buscar antepasados

1. Tiempo libre

Aunque el día tiene veinticuatro horas para todo el mundo, parece que no todas las personas las usan del mismo modo. En realidad el secreto está en una buena organización, en averiguar cuáles son las cosas que nos hacen perder tiempo cada día, y en priorizar aquellas actividades necesarias y las que nos hacen sentir bien.

Por ejemplo, realmente merece la pena dejar de pasar tantas horas delante del televisor para descubrir los pormenores de nuestra historia familiar.

Está claro que aquél vecino que parece que tiene tiempo para todo, en realidad está sacrificando algo, ¿serás tú capaz de hacerlo?

2. Lógica

Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos, y lo cierto es que los seres humanos tendemos a repetir la historia, tanto para bien como para mal.

Aunque debemos tener en cuenta las circunstancias de vida de cada época, si pensamos en un comportamiento lógico de nuestros antepasados, tal y como actuaríamos nosotros ante determinada situación, seguramente tendremos mucho ganado en la reconstrucción de la historia.

3. Capacidad de análisis

Cualquier estudio genealógico planteará sin duda algunas incongruencias, informaciones documentadas que no concuerdan con las transmitidas oralmente por nuestros padres o abuelos e incluso datos que varían en función del documento que consultemos.

Deberás pues ser capaz de analizar fríamente las circunstancias asociadas a cada fuente de información para ordenar los documentos según su credibilidad.

4. Paciencia

La genealogía requiere tiempo, tanto para encontrar los documentos que buscamos como para su catalogación y estudio correcto.

La búsqueda de papeles que hagan referencia a tus ancestros, dando  por hecho que te diriges al archivo o institución correcta, puede ser una tarea fácil o complicada dependiendo  de la exactitud de los datos con los que cuentes, pero puedes además encontrarte con algún elemento inesperado en contra que podrá a prueba tu perseverancia:

  •  Trabas administrativas (en ocasiones parece que existan personas cuya labor principal sea la de “perfeccionar” el procedimiento para complicar en todo lo posible el acceso al documento que necesitas)
  • Párrocos que niegan o dificultan el acceso a los libros eclesiásticos. Argumentando falta de tiempo u otras razones, lamentablemente los genealogistas no siempre son bien recibidos por los responsables de los archivos parroquiales.
  • Los horarios de los archivos son en muchos casos incompatibles con los de una persona que realiza el estudio genealógico como un hobby en las horas libres que su dedicación profesional o formativa le permite. En otras ocasiones, la gran cantidad de personas que demanda información en un determinado archivo puede demorar varios meses la cita.
  • Es típico que algunos funcionarios del Registro Civil exijan aportar el tomo y el folio para expedir un certificado, cuando ni siquiera sabemos la fecha exacta. Hay que reconocer que es cierto que algunos juzgados están colapsados y el personal no dispone de tiempo material para buscar el documento que solicitamos.Por ese motivo debemos aportar la información conocida lo más exacta posible, pero es necesario distinguir cuando estamos solicitando algo realmente complicado de cuando simplemente no existe ninguna voluntad de cooperación.

5. Meticulosidad

Una correcta transcripción de los textos manuscritos es la base para una progresión adecuada en la construcción del árbol genealógico. Sin duda la experiencia ayuda a mejorar las habilidades paleográficas, de modo que hasta conseguir un buen nivel descifrando el contenido de los documentos antiguos, es recomendable releer varias veces cada palabra hasta asegurarnos de su verdadero significado, ya que muy posiblemente de ello dependerá que se pueda seguir avanzando.

Igualmente, la búsqueda de nuestra ascendencia lleva aparejado el manejo de una gran cantidad de información (documentos, anotaciones, fotografías, etc…), de modo que es importante llevar un cierto orden en la clasificación de dicha información.

Actualmente disponemos de una variada oferta en recursos informáticos que nos ayudarán en esta tarea (software genealógico, procesadores de textos, bases de datos, hojas de cálculo, etc…)

En nuestra página de descargas gratuitas encontrarás también algunas plantillas para imprimir útiles para recoger los datos genealógicos.

6. Respeto por la historia

Más allá de las valoraciones personales, la obtención de documentación revelará situaciones vividas por nuestros antepasados, que en algún caso pueden desmentir la información que nos ha llegado oralmente a través de nuestros mayores.

Es posible incluso que descubramos algunos hechos que demuestren que la historia real fue bien distinta de lo que creíamos. Conviene, por tanto, mantener una mentalidad abierta y una buena disposición para aceptar hechos documentados durante el trabajo genealógico que contradigan creencias muy arraigadas en la familia e incluso en nosotros mismos.

7. Voluntad de aprendizaje contínuo

Las cosas cambian, y afortunadamente hoy día cualquier persona dispone de muchas más facilidades para la búsqueda de sus ancestros de las que se disponía hace sólo diez o quince años.

  • Los archivos cuentan con una mejor catalogación de sus fondos
  • Las nuevas tecnologías son de gran ayuda en el tratamiento de los datos recopilados.
  • Internet permite acceder a muchas bases de datos de registros personales y comunicarnos de un modo fácil y rápido con personas de cualquier lugar del mundo.

Por tanto, un buen genealogista no debe aferrarse a métodos antiguos sino que es preciso un aprendizaje continuo tanto en los métodos de búsqueda como en el procesamiento de la información.

 

 No dudes en comentarnos tu experiencia con la investigación familiar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web usa cookies de terceros para poder proporcionarle un mejor servicio. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

ACEPTAR