Nodrizas y matronas

Nodrizas y matronas han sido claves en la Historia, sin embargo no son lo mismo, sino que ambas desarrollan actividades bien diferenciadas, aunque a menudo se confunden.

Una nodriza, es por definición, una mujer que amamanta o cría niños que no son suyos. Se les ha llamado también “amas de cría”.

Una matrona es una mujer que, con mayor o menor conocimiento en la materia médica, asiste a otras mujeres durante el embarazo y especialmente en el momento de dar a luz. También se le conoce como partera, comadre o comadrona.

Las nodrizas en la historia.

Desde la antigüedad se conocen casos de madres que no han amamantado a sus hijos, dejando que otras mujeres lo hiciesen en su lugar.

Las nodrizas eran muy comunes en la Grecia clásica, hasta el punto que Platón (427-347 a.C.), las recomendaba incluso más que las propias madres.

También durante el Imperio Romano, la mayoría de mujeres nobles se valían de nodrizas para criar a sus hijos. De esta época es la obra “Gynecia, tratado de referencia de la Ginecología y la Obstetricia”, que describe minuciosamente las cualidades que debía tener la nodriza ideal, en cuanto a alimentación y costumbres.Nodriza amamantando

Cabe citar la creencia generalizada de que características físicas como el aspecto y espirituales como las creencias religiosas o el carácter afectaban a la calidad de la leche y a la transmisión de posibles enfermedades.

Se creía que además de alimentarse , mediante la leche el bébe adquiría el carácter, de manera que era necesario que la nodriza reuniera todos aquellos valores que se suponían correctos

También en el Corán, y en las Partidas de Alfonso X el Sabio (1221-1284) se detallan las características idóneas de las nodrizas reales.

Nodriza siglo XIXEs interesante tener en cuenta la relación entre lactancia y fecundidad dado su carácter anticonceptivo, por el que la maternidad se limitaba en muchas ocasiones a una frecuencia bianual entre las mujeres de las clases más bajas. Por el contrario, las mujeres de clase media-alta, que solían dejar la alimentación de sus hijos en manos de nodrizas tenían un mayor índice de maternidad.
Entre los siglos XVII y XIX se produce en toda Europa un auge en el uso de nodrizas, tanto por las mujeres de la aristocracia para poder atender sus obligaciones sociales como por las madres de las clases populares para poder trabajar.

Ya a finales del siglo XIX, los avances en la fabricación de leche artificial van lentamente haciendo innecesario este método de crianza, aunque éste fue importante hasta mediados del siglo XX.

Las matronas en la historia.

La figura de la matrona o partera siempre ha existido, desde los pueblos más antiguos, egipcios, griegos, romanos y hebreos hasta nuestros días, aunque con diferentes nombres.Matrona romana

Ya el Antiguo Testamento hace referencia en el Génesis y Éxodo al trabajo de las parteras, mujeres con un cierto prestigio entre la sociedad que frecuentaban las casas nobles dada la alta valoración de su trabajo.

Como curiosidad, cabe citar que en España, en el siglo XIII las Cortes de Valladolid, prohibieron a mujeres judías y musulmanas atender a madres o hijos cristianos, e igualmente a éstas criar niños de padres que no fueran cristianos.

En el ámbito rural, las matronas eran muchas veces mujeres que se movían entre la superstición, la magia y los conocimientos fruto de su propia experiencia de años de oficio, que se encargaban de proporcionar cuidados especializados a aquellas mujeres que tenían cerrada la medicina por la falta de medios.

MatronaNumerosos fueron también los casos de matronas o parteras condenadas a la hoguera acusadas de ejercer prácticas de brujería afectando a la madre o el bebé durante el parto.

En contraposición, y ya a partir del siglo XV, se les reconoce a las comadronas la potestad para bautizar en la Iglesia Católica a los recién nacidos en caso de necesidad urgente o peligro de muerte (bautismo sub-conditione), aunque en caso de sobrevivir la criatura deberá ser bautizada posteriormente por un sacerdote.

No fue hasta el siglo XV cuando se reguló la profesión en España. En 1434 las Cortes de Zamora, y en 1448 las Ordenanzas de Madrigal, dieron cartas de aprobación a médicos, cirujanos y parteras, para que pudieran ejercer libremente.

Las matronas, parteras o comadres eran expertas en los partos y la salud de mujeres y niños, y estaban vistas como figuras importantes en la comunidad. Para la mayoría de ellas esta actividad era  su principal modo de vida.

A lo largo del siglo XVII, la figura masculina se fue introduciendo en la especialidad obstétrica y se inicia una gran polémica social por el hecho de que los hombres, aunque considerados más competentes por su mayor preparación académica, asistieran a los partos.Manual antiguo de obstetricia

Ya en el siglo XVIII la profesión de matrona se consideraba en España como una actividad quirúrgica, algo que en el resto de Europa sucedía hace mucho, lo que significó el pase a un segundo plano de las matronas en la asistencia a los partos en beneficio de los cirujanos, en parte también debido al descubrimiento del fórceps obstétrico. Así, la actividad de las matronas quedó relegada a la población rural o de bajo nivel económico.

En 1786 se escribe el primer libro dedicado específicamente a la instrucción de las matronas: “Cartilla nueva, útil y necesaria para instruirse las matronas que vulgarmente se llaman comadres, en el oficio de partear”.

Durante el siglo XIX la actividad de las matronas derivó en la actual especialidad de Obstetricia y Ginecología (la palabra Obstetricia viene derivada de Obstetrix, que es como se llamaba en Roma a las parteras.

Ya en el siglo XX, con la verdadera profesionalización de las matronas, se asume que la formación y la investigación son clave para la realización del trabajo, de modo que se empieza a legislar sobre el tema.

En 1904 se regula de nuevo la carrera de matrona, cuando por ley se establece que “para adquirir el título se cursaran los estudios en las facultades de medicina” y en 1944 se inaugura en Madrid la primera Escuela de matronas de España: la Maternidad de Santa Cristina-

En 1954 se agrupan en uno sólo los Colegios de practicantes, matronas y enfermeras.

En la actualidad el reconocimiento a nivel jurídico-legislativo y social hacia la profesión de enfermería en general, y de matrona en particular, es absoluto, y prueba de ello es la introducción del Grado en Enfermería, equiparando dicha profesión a otras de largo reconocimiento histórico.

Cualquier tiempo pasado fue peor

Se dice que todo tiempo pasado siempre es mejor, y de hecho oímos demasiadas veces a nuestro alrededor lamentos de personas descontentas con sus condiciones de vida, más aún en estos tiempos de crisis económica.

Es cierto que todos aspiramos a mejorar nuestra situación personal y que existen muchas cosas que deberían cambiar a nivel global, pero conviene tener una perspectiva histórica para darnos cuenta de que en general nuestras circunstancias son infinitamente mejores que las que vivieron nuestros antepasados en todos los aspectos.

Sin duda, el progreso ha desencaminado en una serie de factores negativos para el medio ambiente, que obligará a la búsqueda de nuevas fuentes de energía más amigables con el ecosistema. Es también necesario trabajar para una mejor distribución de la riqueza en el mundo y seguramente podríamos escribir una larga lista de temas a mejorar, sin embargo si comparamos la vida actual con el pasado encontramos muchos asuntos en los que claramente la evolución ha sido positiva.

Se cree que en la Edad Media la esperanza de vida no llegaba a los 30 años y en la actualidad es de unos 70 años como media global, ya que este dato es muy variable en función de cada país.

En España, la esperanza de vida media a principios del siglo XX era de 34,7 años y en el año 2014 de 82,4 años.

La cantidad de años que una persona vive está condicionada por factores como la alimentación, los avances médicos y farmacéuticos, las condiciones de higiene,  las guerras, etc…

Sólo como ejemplo, una infección en la boca producida por una caries podía ser mortal para nuestros bisabuelos. Actualmente es algo que se soluciona en pocos días con un tratamiento antibiótico.Sacamuelas

¿Te imaginas una visita al dentista sin anestesia?  Pues así fue hasta el siglo XIX. De hecho ni siquiera existía la figura del dentista como hoy la conocemos, nuestros antepasados no tenían más remedio que ponerse en las manos del barbero o sangrador si requerían cualquier intervención bucal.

En lo que se refiere a la higiene, la canalización de las aguas fecales, los hábitos de limpieza personal y el consumo de agua potabilizada son aspectos que no siempre han existido y su ausencia provocó durante siglos numerosas enfermedades y epidemias. Por desgracia aún existen en la Tierra personas que viven en estas condiciones.

Los avances en medicina permiten actualmente a cualquier mujer residente en un país desarrollado afrontar con optimismo el nacimiento de sus hijos, ya que tanto la mortalidad infantil como los riesgos para las madres se sitúan en los niveles más bajos de la historia.

Si hablamos de derechos humanos, y aunque debemos seguir avanzando en muchos de ellos, podemos asegurar que en ningún momento de la historia el ser humano ha gozado de las libertades personales que disfrutamos hoy.

Libertad religiosaesclavitud

Libertad política

Libertad de expresión

Derechos laborales

Igualdad entre razas

Igualdad entre sexos

Por mucho que pensemos que trabajamos demasiado, los adelantos de nuestro tiempo nos permiten llevar una vida mucho más cómoda de lo que nuestros antepasados hubieran soñado.

Sólo hace falta pensar en cualquiera de los objetos que tenemos a mano para darnos cuenta de la evolución tecnológica habida en los últimos 100 años (no hablemos ya en 2 o 3 siglos)

El primer viaje en barco de Cristóbal Colón desde España a América duró 2 meses y 9 días. Hoy puedes realizar el viaje en avión en poco más de 10 horas.

Obviamente, los mensajes escritos debían seguir el mismo trayecto, y por tanto se demoraban el mismo tipo. Actualmente te puedes comunicar con cualquier parte del mundo de modo prácticamente instantáneo gracias al correo electrónico.

¿Qué harían tus tatarabuelos si pudieran despertar y ver una televisión?

Y lo que daría alguno de ellos por una lavadora!!!

En lo que respecta a la educación, hasta hace relativamente pocas décadas, la gran mayoría de la población era analfabeta, lo que la hacía aún más indefensa ante las clases más poderosas. Esta circunstancia era aún más acusada en el caso de las mujeres que se vieron durante siglos relegadas a una posición de sometimiento respecto a los hombres, pues se consideraba que sus obligaciones eran las tareas del hogar y el cuidado del marido e hijos.machismo13

En ese sentido, conviene recordar por ejemplo, el derecho de pernada, por el que en la época medieval los señores feudales de la Europa occidental disfrutaban de una ley que les permitía mantener relaciones sexuales con sus siervas la primera noche tras la boda de estas.

Estas prácticas de abuso perduraron durante siglos y se extendieron a otras zonas, como América y fueron sufridas por mujeres en situación de dependencia por parte de hacendados, sacerdotes, jefes, etc.

Durante siglos, como aún ocurre en ciertos países, la mujer no escogía al marido sino que se veía obligada a aceptar la decisión de sus padres, en muchos casos por motivos económicos o de conveniencia para la familia.

Volviendo al tema educativo, como muestra, en la Ley de Instrucción Pública Española de 9 de septiembre de 1857, que tuvo vigencia prácticamente hasta 1970, se menciona el siguiente texto:

“En las enseñanzas elemental y superior de las niñas se omitirán los estudios de que tratan el párrafo sexo del artº 2º (Breves nociones de Agricultura, Industria y Comercio) y los párrafos primero y tercero del artº 4º (Principios de Geometría, de Dibujo lineal y de Agrimensura y Nociones generales de Física y de Historia Natural, reemplazándose con:

Primero.              Labores propias del sexo

Segundo.            Elementos de Dibujo aplicado a las mimas labores

Tercero.              Ligeras nociones de Higiene doméstica”

 

¿ Aún crees que cualquier tiempo pasado fue mejor ?

Machismo y genealogía

A menudo la búsqueda de información para conocer la historia familiar pone de manifiesto circunstancias sociales que llaman poderosamente la atención, como por ejemplo el evidente machismo que imperaba en la sociedad hasta hace pocas décadas, sin que eso signifique que actualmente haya desaparecido.

Aún recuerdo la sorpresa que me llevé al leer por primera vez en un acta del Registro Civil la profesión de una bisabuela, de la que se decía que se dedicaba “a las ocupaciones propias de su sexo”.

Alguien podría pensar en un caso de prostitución, pero no, a lo que se refiere es que se dedicaba a lo único que se suponía debían hacer todas las mujeres, es decir, las tareas del hogar.

De hecho esta anotación no era idea del secretario de turno sino que formaba parte del impreso oficial, de modo que no había ni siquiera la posibilidad de anotar un oficio para la mujer.

Machismo - ocupaciones propias de su sexo

En el mismo párrafo, también impreso, ya que no podía ser de otra manera, vemos como se especifica que la mujer vivía en el domicilio del marido, dando a entender así que la propiedad era siempre de él.

Con el tiempo, y tras la consulta de cientos de documentos, queda claro que ésta era una costumbre generalizada para todos los Registros Civiles en España.

Me viene a la mente un caso concreto de una mujer, casada, contratada por la Casa Real como nodriza de una de las Infantas de la Reina Isabel II en el año 1864. Pues bien, entre los requisitos que debía cumplir esta mujer para pasar el “casting” debía contar con una carta de autorización de su marido para poder desempeñar esta tarea.

Obviamente, el marido firmó también un documento como “recibo” cuando fue a buscar a su esposa tras finalizar su período de servicio.

Esto es lo que se conocía como el “permiso marital”, que además de ser necesario para poder trabajar “fuera de su casa”, era también imprescindible para que la esposa pudiera realizar la compra de cualquier inmueble.

Legalmente, la “licencia marital” no desapareció hasta la ley de Reforma del Código Civil, el 2 de mayo de 1975.

El papel secundario de la mujer se evidencia también, por ejemplo, en censos y padrones municipales, donde en muchas ocasiones aparecen únicamente los habitantes masculinos de la localidad.

En algunas partidas sacramentales anteriores al siglo XVII, es fácil observar una diferencia importante entre la información relativa al hombre y a la mujer, omitiéndose en muchos casos los apellidos y la filiación de esta.

La siguiente “Guía para la mujer perfecta” publicada en España durante la dictadura franquista basta para ilustrar la mentalidad machista que imperaba en la sociedad. Y hablamos de hace unas pocas décadas, así que podemos imaginar la situación hace varios siglos.

machismo Machismo - La mujer en la cocina Machismo - Belleza Machismo - La obligación de la mujer es distraer al marido Machismo - Limpieza de la casa Machismo - Preparación del hogar Machismo - Cuidado de los niños Machismo - Silencio Machismo - Felicidad Machismo - Los problemas del hombre son más importantes Machismo - No te quejes si el marido no llega en toda la noche Machismo - Los problemas de la mujer no tienen importancia Machismo - Comodidad del marido Machismo - Lugar de la mujer

 

Coméntalo si te has encontrado con más diferencias entre hombres y mujeres

¿Por qué no coincide la fecha de nacimiento del DNI con la del Registro Civil?

¿Estas seguro de tu fecha de nacimiento?
¿Seguro que el cumpleaños es hoy?

¡Feliz cumpleaños! Familia, amigos, regalos, pastel, velas y un año más…

La fecha de nuestro cumpleaños es una de las pocas que nunca nos pasa desapercibida. Pero, ¿seguro que cumplimos años exactamente ese día? ¿Realmente tenemos la edad que pensamos o quizás somos algún año más jóvenes o peor aún, más viejos?

¡Menuda sorpresa si eso fuese así!

Lo normal es pensar que nuestra fecha de nacimiento es la que siempre nos han dicho nuestros padres. Además, es la fecha que aparece en nuestro Documento Nacional de Identidad, y podemos asegurar que es correcta, ya que para la expedición del primer DNI actualmente se solicita un certificado de nacimiento emitido por el Registro Civil. Continuar leyendo “¿Por qué no coincide la fecha de nacimiento del DNI con la del Registro Civil?”