Quiero saber el origen del apellido

Cuando alguien dice “me gustaría saber el origen de mi apellido”, ¿realmente ha pensado bien la pregunta? ¿Qué espera que le contesten?Origen medieval del apellido

¿El nombre del pueblo donde hace algunos siglos vivía alguien con su mismo apellido (o algún otro escrito más o menos igual…) ?

¿Quiere saber qué significa la palabra que ha dado lugar a su apellido, ya sea en su mismo idioma o en otro?

¿O quiere saber de qué famoso caballero medieval desciende?

Apellido y antepasados

En realidad, seguramente, y aunque sea más largo de explicar, lo que le gustaría sería conocer la historia de las personas que le han precedido transmitiendo la vida generación a generación llegando a sus bisabuelos, sus abuelos, sus padres y finalmente a él mismo.

Lugar de origen del apellido¿De qué sirve encontrar en Internet un presunto origen fabuloso del apellido cuando no se sabe siquiera donde nacieron o como se llamaban los bisabuelos?

En este punto encontramos la primera incoherencia; por muy obvio que sea, a menudo pasa desapercibido que, de los cientos o miles de antepasados directos que toda persona tiene, tan sólo un pequeño porcentaje pocas han llevado ese apellido que ahora tanto nos interesa.

La transmisión del apellido

¿Estamos seguros de que queremos darle tanta prevalencia a esa línea Apellido de madre solteragenealógica respecto al resto de antepasados, simplemente por ser la que ha transmitido el apellido por línea de varón?

Es importante saber que el apellido no se ha transmitido así en la totalidad de los casos, sino que es posible que alguno de los eslabones de la cadena transmisora del apellido fuera una madre soltera, o una esposa con mayor rango social que el que tenía su marido o incluso un expósito al que se le impuso un apellido biensonante o un esclavo que lo tomó de su amo.

Tenemos innumerables apellidos

ADN y árbol genealógicoSe supone que genéticamente llevamos aproximadamente la misma carga genética del padre que de la madre, y por tanto, nuestro ADN está compuesto en una cuarta parte por cada uno de nuestros abuelos y abuelas. Siguiendo ese razonamiento, parece claro que la naturaleza no da más importancia a la línea del apellido que a cualquier otra de las ramas de ascendientes.

¿Por qué entonces, cuando se habla del árbol genealógico, lo primero que viene a la cabeza a la mayoría de la gente es su primer apellido?

Homenaje a nuestros ancestros

Árbol genealógico de Antepasados

Sea como sea, el árbol genealógico de antepasados es mucho más que el origen del apellido, y aún en el caso que por alguna razón nos interese únicamente esa línea, démosle la importancia que se merecen a los antepasados que nos dieron la vida, aunque su mayor nobleza sea habernos transmitido la vida, y por supuesto, aunque no representen el origen último del apellido.

Cómo hacer un árbol genealógico

¿Puede cualquiera hacer un árbol genealógico?

Hacer el árbol genealógico requiere tiempo y paciencia, pero sobretodo hay que seguir una serie de pautas.

La mayoría de personas enseguida piensa en su apellido o en el escudo heráldico en lugar de centrarse en los antepasados concretos.

¿Quién no ha buscado nunca información acerca de su apellido en Internet?

Que no te cuenten historias.

Si de verdad te interesa este tema, olvida cualquier cosa que hayas leído en Internet acerca de un origen noble o de la descendencia de un cierto caballero medieval.

Esas supuestas historias del apellido son normalmente infundadas.

Además, suponiendo que dichos personajes hayan existido realmente, en ningún caso puedes tener la seguridad de que pertenezcas a ese linaje si no puedes demostrarlo con documentos, generación a generación, simplemente por la coincidencia del apellido.

Lo realmente serio es empezar una investigación de antepasados comenzando por uno mismo e ir retrocediendo en el tiempo a partir de actas del Registro Civil o de la Iglesia, de este modo no tendrás ninguna duda de que la información que tienes es verídica y pertenece realmente a tu familia.

Tampoco tienes porqué limitarte a estudiar solamente la rama de tu primer apellido, al fin y al cabo todos tus antepasados son igual de importantes. De hecho, sin alguno de ellos hoy tú no existirías.

La siguiente infografía, que puedes ampliar e imprimir, es una guía práctica para aprender paso a paso como hacer un árbol genealógico de antepasados por tu cuenta, partiendo de cero, hasta llegar a tener la lámina con el árbol genealógico enmarcada y colgada en el salón de tu casa.

No obstante, si te hace ilusión pero no tienes tiempo libre para poder dedicarle a este tema, siempre tienes la opción de encargar un estudio genealógico profesional.

 

Cómo hacer un árbol genealógico

No dudes en compartir esta información y consultarnos si te podemos ayudar con tu árbol genealógico.

Quiero saber mi árbol genealógico – Ayuda

Casi todo el mundo piensa “yo también quiero saber mi árbol genealógico“. De hecho, nosotros somos genealogistas profesionales y queremos ayudarte, pero es importante que veas algunos ejemplos de consultas reales que recibimos todos los días para que no repitas los mismos errores.

Por favor, ten en cuenta que somos expertos en genealogía, pero no adivinos…

Aclaración: Las consultas aparecen tal como las escribieron los usuarios de la web, por tanto no hemos corregido los errores ortográficos.

Consulta:  por favor me pueden decir quienes son mis bisabuelos, urgente, gracias

Podremos decirte quienes son (o eran) tus bisabuelos cuando encontremos la documentación correspondiente, y lo haremos lo más urgentemente posible, pero para ello tendrás que decirnos como mínimo quiénes son tus padres, ¿no?Árbol genealógico

Consulta: Quien eran mis bisabuelos paternos

Lo mismo: ¿Nos explicarás algo sobre tu padre y tus abuelos paternos para que podamos tirar del hilo? Si nos dices alguna fecha y lugar, tampoco estaría mal. Así podríamos ubicarlos en tiempo y país…

Consulta: hola pueden decirme mi descendencia por favor quiero saber. soy pelorrojo pero no muy claro pelirrojo tirando a rubio,blanco,ojos marrones,y de fisico medio ancho. si saben por favor diganmen. gracias !

Tus rasgos físicos quizás sean importantes para la pareja con la que quieras tener descendencia, sin embargo suponemos que lo que realmente quieres saber es tu ascendencia. En este artículo encontrarás la diferencia entre ascendentes (o antepasados) y descendientes.

Por otra parte, podríamos buscar y estudiar una a una todas las fotos antiguas que se conservan alrededor del mundo para intentar encontrar posibles coincidencias con tu constitución, el color de tu piel, de ojos y de cabello para averiguar tu árbol genealógico ascendente, pero no es nuestro sistema. Claramente preferimos buscar documentos a partir de la información que sepas de tu familia, cuando tengas a bien enviárnosla, claro está.

Consulta: quiero saber mi árbol genealógico y la historia de mi antepasado

¿Y nos dirás algo más sobre ti y tus padres? Esperamos que así sea porqué si no tenemos ni siquiera un nombre será algo más que difícil.

Consulta: Necesito saber cual es el antepasado mas lejano de mi familia

Suponemos que te refieres al más antiguo, es decir, el más lejano en el tiempo.

Si es así, alguien podría decirte que fueron Adán y Eva, otros que alguna especie de primates y nosotros creemos que estaría bien que como mínimo nos dijeras algún dato sobre ti para pensar en poder iniciar un estudio genealógico; eso sí, empezaremos por tus padres, abuelos y bisabuelos…documentos para saber mi árbol genealógico

Consulta: Quiero saber de donde procedia mi bisabuelo Jose Fernandez

Fantástico, por fin se entiende que es importante empezar con un nombre y un apellido. Ahora bien, no nos dices en qué época nació tu bisabuelo, ni siquiera el país, ¿es mucho pedir además que nos digas como mínimo el nombre de su mujer y el de algún hijo o hija, no sea que haya existido más de un José Fernández en la historia de la humanidad?

Consulta: como construir un arbol genealogico mas practico y rapido

Lo más práctico y rápido es que rellenes el siguiente formulario de solicitud y nosotros nos ocuparemos de todo http://www.abueling.com/arbol_genealogico_antepasados.php

De esta manera sólo tendrás que dedicar unos pocos minutos para escribir los datos que sepas y ya no deberás preocuparte por nada más, en unas pocas semanas o meses recibirás en tu domicilio la lámina con el árbol genealógico y un precioso libro con la información de tus antepasados.

Consulta: Quiero saber mi desendencia y mis antepasados

Vamos a ver, está muy bien que quieras saber quiénes son tus antepasados, de hecho muchas personas sienten en algún momento de su vida esa curiosidad, la pregunta es si estás dispuesto a aprender cómo averiguarlos y dedicar mucho tiempo a la búsqueda o prefieres encargarnos una investigación genealógica profesional.

Pero que quieras saber tu descendencia… se supone que ya deberías conocerla, ya que estás hablando de tus hijos y nietos.

Consulta: quiero saber todo acerca de como llegué a este mundo

¿De qué estamos hablando, de tu historia familiar o de educación sexual?

Consulta: Quiero Sabes si Puedo ser descendiente de algún Noble español o Italiano hasta Alemán de parte de mis Tatarabuelos Soy Alemana  e Inglesa. Necesito Saber Más de mi Familia.antepasado noble

¿Eres alemana e inglesa pero quieres saber si desciendes de algún español o italiano?¿Y puestos a pedir, que sea noble? Te proponemos que nos des unos mínimos datos para buscar tu árbol genealógico y averiguar quienes fueron tus ancestros, al fin y al cabo, sin ellos tú no existirías, ya fueran nobles o no.

Consulta: busco a mi familia entera

Eso está muy bien, pero sería bueno empezar sabiendo algo acerca de ti y de tus padres. ¿Qué te parece si nos dices al menos tu nombre y apellidos?

 

Quizás esta guía práctica para saber como hacer un árbol genealógico te ayude.

 

El método genealógico – La genealogía correcta

Cualquier persona puede, en algún momento de su vida, preocuparse por los orígenes de su familia o de sus apellidos. Algunas se quedarán en la mera curiosidad sin llegar a realizar ningún estudio sobre ello y otras acabaran realizando algún tipo de investigación. En tal caso, las opciones a escoger son de dos tipos: la persona interesada realizará la investigación por su cuenta o bien encargará un estudio genealógico profesional. El resultado será totalmente diferente según la vía que se escoja, tanto desde el punto de vista de consecución de resultados como de inversión de tiempo.

Metodología

método genealogía

A pesar de que, en principio, el estudio de la historia familiar puede ser afrontado sin una formación específica en la materia, éste es un tipo de trabajo que se sitúa dentro de una disciplina científica y eso conlleva la utilización de una metodología determinada. La puesta en práctica de un método nos permite conseguir unas conclusiones válidas en las cuales existe un menor porcentaje de error. No olvidemos que la historia, y todo lo que la envuelve, debe de estudiarse de la forma más objetiva posible con el fin de conseguir llegar a conocerla correctamente.

En la realización de un estudio genealógico deben tenerse en cuenta una serie de reglas, la utilización de las cuales, con un método concreto y riguroso, nos permite incluir estos trabajos dentro del campo científico.

Fuentes de información

En primer lugar siempre debemos de preferir las fuentes documentales a la orales, priorizar las espontáneas a las preparadas, dar prioridad a los testimonios oficiales sobre los relatos personales y, finalmente, contrastar a partir de otros documentos cualquier dato que deba hacerse constar.

La buena práctica del método debe de observarse en el seguimiento de una serie de principios que permiten ejecutar de una forma más objetiva el progreso de nuestra reconstrucción genealógica. Las fuentes cuyo autor están más cercanas en el tiempo y lugar a los hechos que se narran tendrán total prioridad en nuestro proyecto. La comprobación de la veracidad de los documentos trabajados y la identidad de las personas que en ellos aparezcan es un aspecto imprescindible para evitar los errores en la búsqueda genealógica.
Uno de los errores típicos que suelen cometerse es la confusión que pueda darse entre personas con un mismo nombre que pertenecen a un mismo linaje, o incluso entre personas con los mismos nombres y apellidos. Ante tal situación deberemos cerciorarnos de la identidad concreta de cada miembro de la familia en base a otros datos o fechas y valorar la posibilidad de haberse producido cambios de nombre o apellidos a lo largo de sus ciclos vitales.

Libros antiguosFinalmente, el examen de los documentos antiguos conllevaría una revisión y comprobación del papel o pergamino en el cual están expedidos los datos trabajados. Aparte de los materiales de soporte es aconsejable comprobar la tinta empleada, el tipo de escritura y tipografía con el fin de ver que todos esos elementos concuerdan con la época situada. El conocimiento necesario para datar estos elementos no se adquiere de forma amateur, sino se adquiere del aprendizaje de disciplinas vinculadas con la historia como la paleografía, epigrafía o la restauración, entre otras. El saber multidisciplinar es el necesario para realizar cualquier tipo de proyecto “serio” sobre esta temática. En conclusión, podemos observar que la mano de un especialista es la necesaria para la ejecución de este tipo de trabajos.

Visión global de la Historia

La investigación de la historia familiar es tipo de estudio que precisa del conocimiento de muchas temáticas para conseguir acercarnos a los aspectos históricos de forma positiva. La búsqueda genealógica, con el fin de conseguir una reconstrucción de la historia de una familia o parte de ella, conlleva la aplicación del conocimiento humano en general. Una característica natural, podría decirse, ya que por historia siempre ha de entenderse cualquier acción, vestigio o hecho  acaecido en el pasado temporal. La vivencia que nos precede, como las contemporáneas, se produce dentro de un cúmulo de situaciones e intentar recomponerla, para conocer su “verdad”, encamina al estudioso/a a lidiar con todos los fenómenos que ayudan a que se produzca. Lo que conocemos o sabemos puede ser verdadero siempre y cuando sea extraído a partir de sus múltiples caras.

María José Zapater Pérez

Genealogía e Internet. ¿Es fiable toda la información?

Desde hace algunos años la genealogía se está convirtiendo en una de las aficiones con más auge, incrementándose año tras año las personas que se interesan por conocer los detalles de su historia familiar.

Sin duda alguna Internet ha contribuido a este crecimiento. ¿Quién no ha tenido alguna vez la curiosidad de teclear su apellido en un buscador?

Son tantísimas las informaciones que la red alberga que conviene distinguir entre aquellas que son generales, las que se refieren a nuestros propios antepasados y las que directamente son falsas.

Veamos los tipos de páginas web donde encontraremos información genealógica:

Páginas de apellidos

Es fácil encontrar al hacer una búsqueda en Google alguna página donde se explica con detalle un supuesto origen de nuestro apellido, incluso citando un personaje noble del que, al parecer, descienden todas las personas con ese apellido.

Bueno, pues sentimos desanimar al lector, pero este tipo de informaciones suelen ser falsas, ya que no es posible afirmar que un apellido tuvo origen en una sola persona, ni mucho menos que esta sea el antepasado común de todas las que lo llevan actualmente.

En el mejor de los casos, se podría decir (y eso es de difícil demostración) que este personaje es el más antiguo del que se tiene constancia escrita como portador del apellido, lo que no significa que fuera el único en su tiempo.

Wikipedia

Es posible que tengamos entre nuestra ascendencia algún personaje que destacó en su época por su profesión, nobleza o cualquier otra circunstancia, hasta el punto que se pueda encontrar información sobre él en libros, artículos y ¿cómo no? En la Wikipedia.

Wikipedia

La Wikipedia es una enciclopedia libre y editada de modo colaborativo, es decir, cualquier persona puede redactar textos y corregir los de otros. En lo que respecta a la información de interés biográfico, o estrictamente genealógico, las entradas de la wikipedia se han convertido en compendios de otros textos publicados en Internet, lo que no hace sino multiplicar el número de veces que se cita una información, sea esta verídica o no.

En Abueling.com tenemos varias experiencias en la búsqueda de documentos personales relativos a personajes históricos en las que lamentablemente, algunos datos como fechas y lugares de nacimiento o defunción recogidas en la wikipedia son erróneas.

Obviamente, debemos entender que la wikipedia teóricamente resume las mejores informaciones sobre un determinado tema disponibles en la red, sin embargo no debemos perder de vista la regla número uno en cualquier investigación genealógica:

Toda información debe estar soportada por un documento que la acredite. La lectura de ese documento debe ser el objetivo final de cualquier genealogista que se precie.

Redes sociales genealógicas

Se trata de plataformas muy intuitivas que posibilitan -en principio gratuitamente- introducir los datos del árbol genealógico para ir completándolo a medida que se consigue más información e incluso enlazarlo con los de otras personas.

Estos programas disponen de buscadores para la localización de antepasados, pudiendo filtrar los resultados por nombre, apellidos, fechas y lugares.

My Heritage - Red social genealógica

La gran difusión de estas redes sociales, sobretodo en el mercado anglosajón, puede convertirse a la vez en un problema a la hora de distinguir entre un antepasado real encontrado en los resultados de búsqueda y una persona que nada tiene que ver con nuestra familia, sino que simplemente coincide en nombre y apellido.

Ante esta disyuntiva, se hace necesario también contactar con la persona que publicó esa información para poder conocer los detalles del ancestro en cuestión y poder evaluar el tema correctamente.

Páginas web personales

Una de las satisfacciones que brinda la genealogía es la posibilidad de compartir la información con otras personas.

Linaje Contreras

En ese sentido son muchos los aficionados que publican en Internet el resultado de sus pesquisas, como un modo de ayudar a otros y ¿por qué no? De contactar con posibles parientes a los que no se conoce.

A priori no podemos saber hasta qué punto la información mostrada en estas webs es verídica, pero siempre podemos ponernos en contacto con el autor para conocer sus fuentes e incluso solicitarle copias de los documentos si realmente existen antepasados en común.

Como ejemplo de fuente fiable, la página web del Linaje Contreras ofrece información seria y bien contrastada documentalmente acerca de dicha familia.

Páginas web de archivos

Numerosos archivos tanto civiles como eclesiásticos permiten en su página web buscar por nombre y apellido documentos conservados en sus fondos.

Portal de archivos españoles

Algunos incluso muestran una imagen digitalizada del documento correspondiente que se puede descargar gratuitamente. Otros muestran un extracto de la información contenida en el documento y ofrecen la opción de solicitar una copia.

El Portal de Archivos Españoles (PARES) es un buen ejemplo de este tipo de páginas totalmente recomendable.Por supuesto, esta fuente es absolutamente fiable puesto que estamos consultando los documentos, fuente primaria de información.

¿Qué necesito para averiguar mi árbol genealógico?

Muchas personas son atraídas en algún momento de su vida por un especial interés en conocer más profundamente el pasado de la familia, y realmente la genealogía es una disciplina apasionante al alcance de cualquiera que tenga un verdadero interés por su propia historia y la de su país.
No obstante, existen algunas circunstancias que pueden llegar a desanimar al que se inicia en la materia. Veamos algunas de las cualidades que debes reunir para realizar un estudio genealógico por tu cuenta.

Los 7 retos a superar para buscar antepasados

1. Tiempo libre

Aunque el día tiene veinticuatro horas para todo el mundo, parece que no todas las personas las usan del mismo modo. En realidad el secreto está en una buena organización, en averiguar cuáles son las cosas que nos hacen perder tiempo cada día, y en priorizar aquellas actividades necesarias y las que nos hacen sentir bien.

Por ejemplo, realmente merece la pena dejar de pasar tantas horas delante del televisor para descubrir los pormenores de nuestra historia familiar.

Está claro que aquél vecino que parece que tiene tiempo para todo, en realidad está sacrificando algo, ¿serás tú capaz de hacerlo?

2. Lógica

Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos, y lo cierto es que los seres humanos tendemos a repetir la historia, tanto para bien como para mal.

Aunque debemos tener en cuenta las circunstancias de vida de cada época, si pensamos en un comportamiento lógico de nuestros antepasados, tal y como actuaríamos nosotros ante determinada situación, seguramente tendremos mucho ganado en la reconstrucción de la historia.

3. Capacidad de análisis

Cualquier estudio genealógico planteará sin duda algunas incongruencias, informaciones documentadas que no concuerdan con las transmitidas oralmente por nuestros padres o abuelos e incluso datos que varían en función del documento que consultemos.

Deberás pues ser capaz de analizar fríamente las circunstancias asociadas a cada fuente de información para ordenar los documentos según su credibilidad.

4. Paciencia

La genealogía requiere tiempo, tanto para encontrar los documentos que buscamos como para su catalogación y estudio correcto.

La búsqueda de papeles que hagan referencia a tus ancestros, dando  por hecho que te diriges al archivo o institución correcta, puede ser una tarea fácil o complicada dependiendo  de la exactitud de los datos con los que cuentes, pero puedes además encontrarte con algún elemento inesperado en contra que podrá a prueba tu perseverancia:

  •  Trabas administrativas (en ocasiones parece que existan personas cuya labor principal sea la de “perfeccionar” el procedimiento para complicar en todo lo posible el acceso al documento que necesitas)
  • Párrocos que niegan o dificultan el acceso a los libros eclesiásticos. Argumentando falta de tiempo u otras razones, lamentablemente los genealogistas no siempre son bien recibidos por los responsables de los archivos parroquiales.
  • Los horarios de los archivos son en muchos casos incompatibles con los de una persona que realiza el estudio genealógico como un hobby en las horas libres que su dedicación profesional o formativa le permite. En otras ocasiones, la gran cantidad de personas que demanda información en un determinado archivo puede demorar varios meses la cita.
  • Es típico que algunos funcionarios del Registro Civil exijan aportar el tomo y el folio para expedir un certificado, cuando ni siquiera sabemos la fecha exacta. Hay que reconocer que es cierto que algunos juzgados están colapsados y el personal no dispone de tiempo material para buscar el documento que solicitamos.Por ese motivo debemos aportar la información conocida lo más exacta posible, pero es necesario distinguir cuando estamos solicitando algo realmente complicado de cuando simplemente no existe ninguna voluntad de cooperación.

5. Meticulosidad

Una correcta transcripción de los textos manuscritos es la base para una progresión adecuada en la construcción del árbol genealógico. Sin duda la experiencia ayuda a mejorar las habilidades paleográficas, de modo que hasta conseguir un buen nivel descifrando el contenido de los documentos antiguos, es recomendable releer varias veces cada palabra hasta asegurarnos de su verdadero significado, ya que muy posiblemente de ello dependerá que se pueda seguir avanzando.

Igualmente, la búsqueda de nuestra ascendencia lleva aparejado el manejo de una gran cantidad de información (documentos, anotaciones, fotografías, etc…), de modo que es importante llevar un cierto orden en la clasificación de dicha información.

Actualmente disponemos de una variada oferta en recursos informáticos que nos ayudarán en esta tarea (software genealógico, procesadores de textos, bases de datos, hojas de cálculo, etc…)

En nuestra página de descargas gratuitas encontrarás también algunas plantillas para imprimir útiles para recoger los datos genealógicos.

6. Respeto por la historia

Más allá de las valoraciones personales, la obtención de documentación revelará situaciones vividas por nuestros antepasados, que en algún caso pueden desmentir la información que nos ha llegado oralmente a través de nuestros mayores.

Es posible incluso que descubramos algunos hechos que demuestren que la historia real fue bien distinta de lo que creíamos. Conviene, por tanto, mantener una mentalidad abierta y una buena disposición para aceptar hechos documentados durante el trabajo genealógico que contradigan creencias muy arraigadas en la familia e incluso en nosotros mismos.

7. Voluntad de aprendizaje contínuo

Las cosas cambian, y afortunadamente hoy día cualquier persona dispone de muchas más facilidades para la búsqueda de sus ancestros de las que se disponía hace sólo diez o quince años.

  • Los archivos cuentan con una mejor catalogación de sus fondos
  • Las nuevas tecnologías son de gran ayuda en el tratamiento de los datos recopilados.
  • Internet permite acceder a muchas bases de datos de registros personales y comunicarnos de un modo fácil y rápido con personas de cualquier lugar del mundo.

Por tanto, un buen genealogista no debe aferrarse a métodos antiguos sino que es preciso un aprendizaje continuo tanto en los métodos de búsqueda como en el procesamiento de la información.

 

 No dudes en comentarnos tu experiencia con la investigación familiar…

Cómo empezar el árbol genealógico – Consejos prácticos

Muchas personas sienten curiosidad por su Historia Familiar, sin embargo no saben cómo empezar el árbol genealógico. Aquí encontrará una serie de consejos que le ayudarán a dar los primeros pasos.

El árbol genealógico no es más que una representación gráfica en la que aparece información sobre los miembros de la familia y el parentescos entre ellos, de modo que en primer lugar debemos profundizar en el conocimiento de las circunstancias de nuestros familiares, ya sean pasados o presentes.

El estudio de los vínculos familiares es lo que se conoce como genealogía, y constituye un paso previo e imprescindible antes de hacer el árbol familiar. Al proceso por el cual se buscan los datos relativos a los familiares se le llama estudio genealógico o investigación genealógica. Aquí tiene una guía sencilla pero muy práctica para hacer el árbol genealógico.

Existen multitud de tipos de árboles genealógicos y por tanto de estudios familiares. En el presente artículo nos centraremos en cómo comenzar a buscar antepasados:

Recuerdos Familiares
Recuerdos Familiares

Recopile información de la familia

Hágase con la mayor cantidad posible de documentos, fotografías antiguas, cartas, postales y recuerdos familiares que puedan aportar cualquier tipo de información acerca de nombres, apellidos, lugares, fechas, parentescos, etc…

Es posible que en su casa o en la de algún pariente se conserven documentos como partidas de bautismo, nacimiento o matrimonio, escrituras de propiedad, libros de familia, invitaciones de boda, esquelas, expedientes, diplomas o carnets de alguna agrupación.

Cada uno de estos documentos puede aportar información valiosa relativa a la historia familiar en este mismo momento o más adelante durante su estudio, así que no descarte nada.

Anótelo todo

Apunte la información importante de cada persona, sobre todo las fechas y lugares exactos de nacimiento, matrimonio y defunción.

Más adelante ya tratará de documentar cada una de estas informaciones, de manera que no se preocupe si tiene dudas sobre alguna de ellas, simplemente márquela con un signo de interrogación, de esta manera también empezará a descubrir que incógnitas deberá resolver.

Además de los antepasados directos ( padres, abuelos, bisabuelos, etc…) es conveniente también tener en cuenta a sus hermanos (tíos, tíos-abuelos, etc…), aunque estos últimos no nos interesen especialmente, quizás en algún momento tengamos que buscar algún documento referente a ellos si por alguna razón no aparece el relativo a nuestro antepasado directo, teniendo en cuenta que siendo hermanos comparten los mismos antepasados.

Sírvase tanto de sus conocimientos previos como del contenido de los documentos que ya posee.

Aquí puede descargar gratis e imprimir algunas fichas genealógicas en blanco que le ayudarán en esta tarea.

Pregunte a sus familiares

Cualquier información que pueda recibir debe ser bienvenida. Incluso en el caso que más adelante se demuestre que algún dato era incorrecto, la transmisión oral de la historia familiar sin duda alguna será más que provechosa.

Un consejo: dele prioridad a entrevistar a los más mayores de la familia, no sabemos cuánto tiempo más estarán con nosotros y su memoria se hace más débil cada día que pasa.

Anote todos y cada uno de los detalles que pueda recibir de sus familiares, por inútiles que parezcan ahora, pues pueden ser la pista que le lleve en el futuro a descifrar algún enigma especialmente difícil en su investigación genealógica. No obstante, no cometa el error de dar por buena toda la información transmitida oralmente hasta que pueda contrastarla con pruebas escritas que la confirmen, especialmente en lo que se refiere a lugares y fechas.

En el caso de las personas mayores, aunque seguramente estarán encantadas de que se les pregunte por su infancia, sus padres o abuelos, conviene no presionarles puesto que su memoria es frágil, además es posible que pasados unos días recuerden datos que hoy no les vienen a la memoria.

Igualmente conviene no insistir sobre algunos recuerdos sobre los que quizás nuestro familiar prefiere no hablar (la manera de percibir ciertas circunstancias de la vida ha cambiado mucho y lo que hoy es algo común podía ser antiguamente un tabú o una deshonra para la familia).

No se sorprenda si recibe informaciones contradictorias según la persona a la que pregunte. No importa, anótelo todo y… ¡propóngase conocer la realidad a través de los documentos correctos! Cuando llegue ese momento informe de su error a la persona que estaba equivocada, pero sea delicado, a veces es difícil aceptar que durante muchos años se ha pensado algo que en verdad no ocurrió así.

Póngase en marcha

Pregunte a los familiareLlegados a este punto, usted ya tiene algunos datos muy probablemente exactos, otros dudosos y seguramente muchas incógnitas, curiosidades y misterios por resolver.

¡Enhorabuena! Si ha disfrutado en el transcurso de estos primeros pasos, es usted un genealogista en potencia.

Hasta ahora usted ha aprovechado los documentos y recuerdos que su familia conserva, pero hay mucho más. A partir de ahora deberá usar la información que tiene para buscar documentación fuera del ámbito familiar que la confirmen como cierta y le permitan profundizar hacia las generaciones más antiguas.

Este es un proceso apasionante pero debe hacerse sin prisas, paso a paso y documento tras documento. Disfrútelo.

 

Si te han gustado estos consejos, por favor compártelos con tus conocidos en la red social que más te gusta. ¡Gracias!

Origen del apellido o Historia Familiar

documentos historia familiar
Documentos encontrados en la investigación genealógica

La primera reacción de muchas personas ajenas a la genealogía, cuando se les comenta acerca de nuestra actividad es pensar en su apellido, y en un supuesto origen que alguien les ha contado o que han leído no se sabe muy bien donde.

Hay que diferenciar, por tanto, entre el origen del apellido y la historia familiar. En el primer caso, seguramente será fácil encontrar en internet alguna página donde aparezca como originario de una zona geográfica, o mejor aún, de un personaje noble de quien supuestamente descienden todas las personas que llevan ese apellido.

Es muy probable que la existencia de dicho personaje sea cierta y esté documentada, pero eso no demuestra en ningún modo el parentesco con las personas que actualmente llevan dicho apellido.

Pensar en la posible descendencia de una persona importante sirve para satisfacer el ego de algunas personas, pero si alguien quiere conocer realmente cuáles son sus raíces se hace necesaria una auténtica investigación genealógica del apellido.

Historia Familiar
Antepasados e Historia Familiar

Lo correcto es avanzar generación a generación, sin prisas en el estudio de la historia familiar, comenzando por la información más reciente que ya conocemos y retrocediendo en el tiempo a través de documentos fiables.

Esta vía es sin duda mucho más lenta y costosa, pero ofrece muchas más satisfacciones y sobretodo, permite asegurar quienes fueron los antepasados y reconstruir la verdadera historia familiar, más allá del nivel social que tuvieran nuestros ancestros.

Entre otros muchos datos interesantes, la documentación recopilada durante el estudio informará de los lugares que habitaron nuestros ascendientes directos, y probablemente descubriremos que no coinciden con los que habíamos leído como origen del apellido.

Retratos antiguos e Historia Familiar

En mayor o menor cantidad, en cualquier casa se conservan fotografías y retratos antiguos con un alto valor emocional que nos ayudan a recordar con cariño a los familiares que ya no están con nosotros.

Calcular edad de los antepasados en retratos antiguosMomento en el que fue tomada la fotografía

Es posible que la fotografía lleve una dedicatoria manuscrita y fechada. Aunque no sea así quizás se pueda deducir el año en función de la edad aproximada de las personas que aparecen o bien conociendo el evento en el que se tomó la imagen.

 

Lugares de residencia

En ocasiones las fotografías antiguas llevan impresa la firma y la dirección del estudio fotográfico, siendo esta una muy buena información para saber donde vivía la familia en ese momento. Continuar leyendo “Retratos antiguos e Historia Familiar”