Cómo saber el verdadero origen del apellido – ¿Es esto posible?

A diario recibimos consultas en las que nos preguntan por el origen de un determinado apellido. De hecho, ¿Quién no se ha preguntado alguna vez de donde viene el suyo?

Ahora bien, esta pregunta es tan amplia como difícil de contestar en muchos casos. Ante todo conviene distinguir entre el origen etimológico del apellido y su origen geográfico.

Origen etimológico del apellido

El origen etimológico del apellido, es decir, de donde viene o que significa la palabra, nos permite saber si se trata de un apellido toponímico, patronímico, derivado de una profesión, de un cargo, de un rasgo físico o del carácter, etc… De este modo lo podemos clasificar según el tipo de apellido.

Origen geográfico del apellido

Origen geográfico del apellido

El origen geográfico del apellido es el lugar de donde era originaria la persona que usó por vez primera un apellido. Este origen del apellido es relativamente fácil de determinar en aquellos apellidos toponímicos que se refieren a un pueblo o ciudad, como por ejemplo CASTILLA, ZARAGOZA, SORIA, etc., pero es casi imposible de determinar en todos los demás casos.

Por ejemplo, el apellido RÍO (o DEL RIO) se usó por primera vez para identificar a una persona o familia que vivía cerca de un río, por tanto pueden haber tantos orígenes geográficos como personas cumplieran con esa condición.

Para los apellidos patronímicos –aquellos que derivan de un nombre propio, como MARTÍN, ESTEBAN, SÁNCHEZ, GONZÁLEZ, etc. – tampoco es posible determinar un origen geográfico concreto ya que las personas con dicho nombre estaban lógicamente diseminadas por todo el territorio donde se hablara el idioma, castellano en este caso.

Lo mismo podemos decir de los apellidos derivados de profesiones. ¿A alguien se le ocurre pensar, por ejemplo, que todas las personas apellidadas ZAPATERO descienden de un único señor que fabricaba zapatos?

En el caso de los apellidos descriptivos, igualmente es fácil darse cuenta de que un apellido como CALVO o DELGADO no puede tener un único origen.

Informaciones falsas sobre el origen del apellido

Entonces, ¿no son ciertas las informaciones que hablan del origen del apellido que podemos encontrar en algunas páginas web?origen del apellido

Pues de todo hay, existen páginas fraudulentas que muestran la misma información genérica para todos los apellidos, sea cual sea el buscado, está claro que estas páginas web no nos aportarán nada.

Por otra parte, algunas páginas web más serias ofrecen información extraída de prestigiosas obras enciclopédicas en las que se narra la historia del apellido nombrando a un personaje concreto como tronco principal del apellido.

Sin embargo hay que entender que esta persona es quizás la más antigua con ese apellido de la que se ha encontrado documentación, pero nadie nos puede garantizar que, independientemente de su relevancia social, fuera la que diera origen al apellido y por tanto sea el antepasado común de todos los que actualmente lo llevan.

En realidad lo que se nos presenta como el origen del apellido no es más que una parte de la historia de un linaje o familia que usó ese apellido hace siglos, como pudo haber muchas otras de las que no se ha conservado información debido a su menor rango social.

investigacion-apellidoPero estos textos suelen relatar hechos que satisfacen el ego de muchas personas creyéndose descendientes de tal o cual personaje noble, sin pararse a pensar que muy posiblemente no les une ninguna relación de parentesco.

Y puestos a interesarnos por la historia de una familia con nuestro apellido, ¿no es de sentido común centrarnos en la nuestra? Llegados a este punto es obvio que una investigación genealógica ascendente por la rama del apellido partiendo de nosotros mismos es la manera correcta de saber más acerca de nuestro propio linaje.

Finalmente tras el estudio genealógico y a partir de los documentos encontrados de nuestros propios antepasados es posible que lleguemos a la conclusión de que existe realmente parentesco con aquel personaje histórico que aparece en la “historia del apellido” o bien que lo desestimemos completamente.

En el peor de los casos la búsqueda de documentación relativa a nuestros antepasados nos permitirá conocer nuestra propia historia familiar, verdadera y documentada, en lugar de informaciones genéricas.

Mención aparte merecen los escudos heráldicos a los cuales les hemos dedicado otro artículo.

 

Si te ha gustado el artículo, por favor compártelo en tu red social. Muchísimas gracias !!!

 

El auge de la genealogía en internet

Descubrir la historia familiar se ha convertido en uno de los pasatiempos de moda. El aumento de la curiosidad por la investigación de los orígenes familiares ha provocado el surgimiento de numerosas páginas web relacionadas con la genealogía, que ofrecen diversas herramientas válidas para los aficionados al tema.

Una página muy conocida en el ámbito americano es www.libertyellisfoundation.org/ que sufrió un colapso en sus primeros meses de vida al tener infinidad de visitas. Un portal que almacena datos sobre veintidós millones de personas que durante los siglos XIX y XX entraron en Estados Unidos a través de Nueva York. Los descendientes de estos emigrantes pueden representar un tercio de la actual población del país.Inmigrantes Ellis Island New York

Los registros conservados en la fundación de Ellis Island, como se denomina la institución que oferta este servicio web, son fuentes valiosas para el estudio y el conocimiento de los antepasados emigrados a Norteamérica. La documentación material que poseen puede incluir información relevante vinculada a otros miembros familiares, fechas nacimiento, ciudadanía, estado civil, etc.

Los registros, en su mayoría, son legibles y completos. El acceso a dicha Web es gratuito y requiere de un registro previo. La página ofrece un manejo fácil y la búsqueda se ejecuta por el apellido que generará un certificado de entrada –registro  actualizado- así como visualizar la fuente original.

ancestry_comEn una línea cercana encontramos otro portal especializado www.ancestry.com que ofrece infinidad de datos, pero en este caso con un precio de cuota anual que puede variar dependiendo de a lo que se desee acceder. Además del acceso a mucha información también oferta a sus clientes  un programa informático que nos puede ayudar en el manejo de la información recopildada durante el estudio genealógico. Family Tree Maker importa archivos existentes en formato GEDCOM –el habitual a los archivos de programas de genealogía- desde Ancestry o incluir los datos de otra búsqueda aparte.  Los usuarios deberán abonar las tasas para acceder a estos servicios, ahora bien, existe una versión gratuita: Legacy Family Tree.

El siguiente portal que navegamos es www.genealogy.com que nos sugiere unos  servicios similares a la web citada anteriormente. Una de las propuestas adicionales es la posibilidad de ir creando on line un diario familiar y continuar con la escritura a tiempo real de la historia del apellido.genealogy.com

Las tarifas oscilan entre dos cantidades económicas que varían según el ingreso de más o menos bases de datos.  Aparte de este recurso destacado ofrece otros vinculados con la venta de software especializado y libros sobre esta temática.

Existen también multitud de blogs en los que, igual que en el nuestro, podremos encontrar información útil elaborada por personas competentes en la temática con aportaciones muy sugerentes.

En un contexto más amplio tenemos a nuestra disposición http://www.genealogiahispana.com/. Un espacio virtual que ofrece distintos compartimentos que se plantean según distintas temáticas.

La información que ofrece camina desde inquietudes de conocimientos históricos concretos de la genealogía hispánica hasta las necesidades actuales que estén asociadas a la creación de recursos webs, incluyendo el mayor directorio sobre Genealogía Hispana en la Red, donde se pueden encontrar enlaces a páginas institucionales y personales, listas de correo, blogs, etc.

Un trabajo puede terminar encaminándose hacia la necesidad de buscar información en otros territorios del mundo. En ese caso deberá de conocer los distintos recursos, o herramientas, de los cuales se dispone, tanto para obtener información en primera instancia –de dónde debo buscar- o para conocer los lugares exactos para hallar las fuentes. Por tanto, la persona que desarrolle la investigación debería conocer la existencia de los recursos que dispone en la red de un ámbito territorial concreto.

En el caso de precisar datos del territorio argentino  tenemos a nuestra disposición un espacio de información que se denomina http://notigen.blogspot.com.es/ . Una interfaz que se construye a partir de dos ámbitos web anteriores que se ocupaban de asuntos cercanos: ArgenGen y Diseño Genealogía. El o la internauta podrá informarse sobre novedades, utilidades informáticas genealogistas y distintos servicios webs. El grupo inició su andadura en 2001 apostando por la divulgación del conocimiento, pero también por la realización de diferentes proyectos vinculados.

Por otro lado, si el giro se produce hacia localidades europeas como Francia,  tenemos a nuestra disposición http://www.genfrancesa.com/. Un espacio que ofrece infinidad de recursos y materiales para la búsqueda de antepasados franceses. Una de las secciones destacadas es la dedicada al sector de inmigrantes proponiendo material fotográfico y datos curiosos  conectados a este punto. En la lectura de estos materiales deberemos agudizar la mirada por si algún elemento pudiera convertirse en una pista relevante.

En ámbitos más exactos podremos encontrar blogs que aborden proyectos de investigación que busquen la divulgación de apellidos concretos (www.puchulutegui.com) o familias, tanto los descendientes como ancestros (http://menendezbehety.com.ar/genealogia/index.htm).

Finalmente, otro sector del cual debemos ocuparnos es el desarrollado en el mundo del software. Los expertos y el mundo empresarial no han perdido la oportunidad de explotar este enorme mercado. Uno de los más destacados será el anteriormente citado Family Tree Maker , que oferta Ancestry, que permitía la construcción y modificación de árboles genealógicos.

En el mercado encontramos otros programas menos sofisticados, aunque más económicos e incluso gratuitos, pueden localizarse en la sección de descargas www.cnet.com./es/ El portal está especializado en software y se pueden encontrar un gran número de programas relacionados con la genealogía (uno gratuito es GenoPro 1.9). En www.softonic.com podremos descargar algo de software especializado en nuestro idioma. En una sección concreta en la que se inscribe genealogía veremos programas gratuitos en sus ediciones en español como First Name Almanac.

Acabemos con algunas preguntas, para dar pie a una reflexión crítica: ¿Qué o por qué se gesta a partir del siglo XXI un boom en los estudios genealógicos? ¿Qué ha motivado esa necesidad averiguar nuestro pasado? ¿Puede ser un resultado del contexto globalizado?

 

 

Problemas en la investigación genealógica con nombres, apellidos y lugares

Un estudio genealógico de antepasados ofrece muchas sorpresas. Tal vez la que más emociona es el origen desconocido hasta el momento de aquel antepasado lejano, es decir, su lugar de nacimiento. De repente, las preguntas. ¿Por qué llegó hasta aquí? ¿Por qué eligió este destino y no otro? Y, en la mayoría de casos, ¿alguien sabe situar en el mapa ese pueblo?

Tal vez a pocos se les ocurra preguntarse cómo fue la vida de sus antepasados y reconstruirla, algo que es posible conseguir aunque a veces haya que afrontar numerosos problemas en la investigación genealógica.

Uno de los principales retos es la transcripción de la escritura antigua. Según se avanza en el tiempo se hace más compleja, con abreviaturas y con expresiones muy alejadas de nuestro vocabulario coloquial. Probablemente en algunas partidas aparezcan el mismo nombre escritos de diferentes formas. Por ejemplo, José puede aparecer como Joseph, Josef o incluso como Giusep. Esto también sucede con los apellidos, por ejemplo, la X de un documento antiguo acaba convirtiéndose en G o en J: De Xea en De Gea, Ximénez en Giménez o Jiménez, etc.Como intentar evitar problemas en la investigación de antepasados

El asunto se complica cuando se trata de apellidos poco comunes o de origen extranjero. Además, hay veces que los mismos apellidos pueden causar confusión por escribirse de diferente manera o por sufrir variaciones en el tiempo. En las zonas repobladas tras la expulsión de los moriscos, los morisquillos que quedaron al cargo o al servicio de los cristianos adoptaron su apellido. Es el caso de Juan Ausias, natural de un pueblo alicantino y adoptado por Juan Calderó, cuyos descendientes fueron conocidos durante dos siglos como Ausias o Calderó, indistintamente.

Y a todo esto se le puede añadir la mala caligrafía del párroco, la castellanización del apellido o la escritura según se pronuncia para estar delante de un problema que puede detener la investigación. ¿Qué hacer ante esta situación? La investigación genealógica necesita de la Historia y viceversa ya que consultando otras fuentes de archivo como los censos o publicaciones que traten de la historia local, se empieza a ver la luz. Así pues, lo más aconsejable es contactar con especialistas en Genealogía e Historia, acostumbrados a este tipo de casos reales, como el de Pedro Lavisera Sincalbres.

Según el archivo parroquial, nació Pedro en 1783, hijo de Guillermo y Ana. En la partida se indicaba el origen de los padres: él nacido en Sigrasierra y ella en Almansa, aunque los dos provenientes de Francia. La búsqueda se complica cuando una hermana de Pedro figura con el apellido Labesiera y el pueblo de nacimiento del padre es Siglasierra. Para complicar más el asunto, el apellido Sincalbres aparece escrito hasta de cinco formas diferentes. En resumen, hay muchas variantes escritas sobre el mismo apellido y sobre el pueblo. ¿Cuál es correcto? Sólo coinciden en su origen: Francia.

El Macizo Central francés es un pueblo de emigrantes. En la segunda mitad del siglo XVIII aumentó la población que dejaba la región a causa de las malas cosechas. El destino solía ser Alemania o España, concretamente Madrid, Valencia, Aragón y La Mancha. Los emigrantes trabajaban sobre todo como caldereros, llegando a formar incluso compañías entre ellos. Siguiendo esta pista, se llega a la población de La Ségalassière, en la región de Auvernia departamento de Cantal, en el distrito de Aurillac. Esta población guarda cierto parecido fonético con los nombres de las partidas y, tras la oportuna comprobación en los archivos, aparece el apellido en su modo original francés: La Bessière, castellanizado como Lavisera. Lo mismo sucede con el otro apellido: Sincalbres, castellanizado como Sinqualbres.

Desde ahí, tan sólo queda investigar, reconstruir la vida de aquellos hombres y mujeres que un día dejaron sus vidas en otros lugares para instalarse en busca de una vida mejor para ellos y sus familias, algo que al fin y al cabo se repite hasta nuestros días.

 Y tú, ¿te has encontrado con un problema similar? Coméntalo…

El método genealógico – La genealogía correcta

Cualquier persona puede, en algún momento de su vida, preocuparse por los orígenes de su familia o de sus apellidos. Algunas se quedarán en la mera curiosidad sin llegar a realizar ningún estudio sobre ello y otras acabaran realizando algún tipo de investigación. En tal caso, las opciones a escoger son de dos tipos: la persona interesada realizará la investigación por su cuenta o bien encargará un estudio genealógico profesional. El resultado será totalmente diferente según la vía que se escoja, tanto desde el punto de vista de consecución de resultados como de inversión de tiempo.

Metodología

método genealogía

A pesar de que, en principio, el estudio de la historia familiar puede ser afrontado sin una formación específica en la materia, éste es un tipo de trabajo que se sitúa dentro de una disciplina científica y eso conlleva la utilización de una metodología determinada. La puesta en práctica de un método nos permite conseguir unas conclusiones válidas en las cuales existe un menor porcentaje de error. No olvidemos que la historia, y todo lo que la envuelve, debe de estudiarse de la forma más objetiva posible con el fin de conseguir llegar a conocerla correctamente.

En la realización de un estudio genealógico deben tenerse en cuenta una serie de reglas, la utilización de las cuales, con un método concreto y riguroso, nos permite incluir estos trabajos dentro del campo científico.

Fuentes de información

En primer lugar siempre debemos de preferir las fuentes documentales a la orales, priorizar las espontáneas a las preparadas, dar prioridad a los testimonios oficiales sobre los relatos personales y, finalmente, contrastar a partir de otros documentos cualquier dato que deba hacerse constar.

La buena práctica del método debe de observarse en el seguimiento de una serie de principios que permiten ejecutar de una forma más objetiva el progreso de nuestra reconstrucción genealógica. Las fuentes cuyo autor están más cercanas en el tiempo y lugar a los hechos que se narran tendrán total prioridad en nuestro proyecto. La comprobación de la veracidad de los documentos trabajados y la identidad de las personas que en ellos aparezcan es un aspecto imprescindible para evitar los errores en la búsqueda genealógica.
Uno de los errores típicos que suelen cometerse es la confusión que pueda darse entre personas con un mismo nombre que pertenecen a un mismo linaje, o incluso entre personas con los mismos nombres y apellidos. Ante tal situación deberemos cerciorarnos de la identidad concreta de cada miembro de la familia en base a otros datos o fechas y valorar la posibilidad de haberse producido cambios de nombre o apellidos a lo largo de sus ciclos vitales.

Libros antiguosFinalmente, el examen de los documentos antiguos conllevaría una revisión y comprobación del papel o pergamino en el cual están expedidos los datos trabajados. Aparte de los materiales de soporte es aconsejable comprobar la tinta empleada, el tipo de escritura y tipografía con el fin de ver que todos esos elementos concuerdan con la época situada. El conocimiento necesario para datar estos elementos no se adquiere de forma amateur, sino se adquiere del aprendizaje de disciplinas vinculadas con la historia como la paleografía, epigrafía o la restauración, entre otras. El saber multidisciplinar es el necesario para realizar cualquier tipo de proyecto “serio” sobre esta temática. En conclusión, podemos observar que la mano de un especialista es la necesaria para la ejecución de este tipo de trabajos.

Visión global de la Historia

La investigación de la historia familiar es tipo de estudio que precisa del conocimiento de muchas temáticas para conseguir acercarnos a los aspectos históricos de forma positiva. La búsqueda genealógica, con el fin de conseguir una reconstrucción de la historia de una familia o parte de ella, conlleva la aplicación del conocimiento humano en general. Una característica natural, podría decirse, ya que por historia siempre ha de entenderse cualquier acción, vestigio o hecho  acaecido en el pasado temporal. La vivencia que nos precede, como las contemporáneas, se produce dentro de un cúmulo de situaciones e intentar recomponerla, para conocer su “verdad”, encamina al estudioso/a a lidiar con todos los fenómenos que ayudan a que se produzca. Lo que conocemos o sabemos puede ser verdadero siempre y cuando sea extraído a partir de sus múltiples caras.

María José Zapater Pérez

Sorpresas de familia

La investigación genealógica a veces nos depara sorpresas en cuanto a la identidad o las circunstancias de vida de nuestros antepasados. Es posible que algunas de estas informaciones no nos hayan llegado oralmente por desconocimiento y otras simplemente porque algunos de nuestros ancestros pensaron que era mejor mantenerlas ocultas.Sorpresas de familia

Conviene tener en cuenta que actualmente existe una mentalidad más abierta, en contraposición con los tabúes que tenían nuestros abuelos en relación a ciertos temas.

Estas son algunas de las curiosidades más comunes que suelen darse y que son desconocidas para la familia en la mayoría de casos:

 

Hijos ilegítimos o naturales

Mucho más a menudo de lo que se piensa, se encuentran en ocasiones actas de nacimiento o bautismo que informan de que una persona nació sin existir matrimonio entre sus padres.

En algunos casos se trata de parejas estables y existe reconocimiento paterno.

En otros –los más habituales- se desconoce en el momento de la inscripción la identidad del padre,  tomando el recién nacido los apellidos de la madre.

Algunas veces la persona es reconocida como hijo por el supuesto padre biológico años más tarde, incluso en ocasiones mediante testamento. Estos casos conllevan un cambio de apellidos en el Registro Civil que afectan también a los descendientes.

 

Hijos expósitos o abandonados

Normalmente se trata de niños que fueron dejados a cargo de alguna institución religiosa o benéfica, en algunos casos por carencias económicas y en otros debido a causas morales, como en el caso de madres solteras que escondían el alumbramiento ya que representaba un deshonor para la familia ante la sociedad.

Tanto en un caso como en el otro son casos que suelen comportar la imposibilidad de seguir profundizando en el estudio genealógico, ya que pocas veces quedaba constancia escrita de quien era la madre biológica, y obviamente mucho menos el padre.

Estas personas solían registrarse con apellidos relacionados con la Iglesia, el establecimiento benéfico o incluso el de la persona que lo dirigía.

 

Hijos adoptados

Los expósitos terminaban muchas veces siendo adoptados por parejas estériles o pudientes y en algunos casos se les modificaban los apellidos para intentar evitarles en lo posible los problemas que les pudiera acarrear socialmente su origen.

Son especialmente interesantes las adopciones ocurridas tras la guerra civil en España, muchas de ellas irregulares -hablamos aquí de los conocidos como “niños robados”- e incluso en algunos casos de criaturas cuyos padres biológicos fueron asesinados.

 

Matrimonios entre parientes

Se trata de un hecho bastante habitual sobretodo en pueblos pequeños o situados en lugares geográficamente poco accesibles. Se detecta fácilmente debido a la existencia de unos pocos apellidos usados muy frecuentemente.

Los matrimonios eclesiásticos entre primos hermanos o entre tío y sobrina (o tía y sobrino) requerían de una dispensa de consanguinidad.

Este hecho es la razón principal por la que la cantidad de antepasados reales de una persona a través de los siglos no coincide con el cálculo matemático que a priori podríamos hacer.

Ver explicación.

 

Cambios en la forma del apellido

Una de las curiosidades habituales en cualquier estudio genealógico es ver la transformación que ha sufrido un determinado apellido con el paso de los años. Las más frecuentes son:

  • El apellido ha perdido la preposición “De” (o “Del” o “De la”).

Se da casi siempre en apellidos toponímicos.

Por ejemplo: Castro/De Castro, Campo/Del Campo, Plaza/De la Plaza

  • Cambios entre B y V, o entre J y G (y X en documentos antiguos)

Es algo muy frecuente, muchas veces aparece la misma persona con el apellido escrito de forma distinta según el documento consultado e incluso hermanos con diferente apellido.

Por ejemplo: Ribas/Rivas, Jiménez/Giménez (o Ximénez)

  • Idioma

El desconocimiento del idioma original por parte del escribiente provoca en muchas ocasiones que se desvirtúe el apellido original dando lugar a un nuevo apellido.

Estos casos se dan tanto en apellidos extranjeros como de otras lenguas peninsulares distintas al castellano.

  • Cambios entre singular y plural.

Es fácil encontrar variaciones en apellidos terminados en S y sin ella.

Por ejemplo: Iglesia/Iglesias, Fuente/Fuentes, Herrero/Herreros

 

Antepasados originarios de otra región o incluso de un país extranjero

Raramente la investigación de la historia de una familia no incluye movimientos migratorios más o menos largos. Uno de los atractivos que plantea la genealogía es por tanto identificar los lugares de origen de los antepasados y poder hacer un seguimiento de los diferentes pueblos, regiones o incluso países donde habitaron.

La mayoría de las personas conoce los lugares de nacimiento de sus abuelos, pero más allá representan una incógnita a descubrir…

 

Antepasados ilustres o nobles

Esta no debería ser la razón principal por la que una persona se interese por sus ancestros, es más, por nuestra experiencia, cuando existen en la familia vagas informaciones transmitidas oralmente generación a generación, finalmente no dejan de ser leyendas en la mayoría de los casos.

Sin embargo puede ser una emocionante sorpresa descubrir un pariente con una determinada importancia social en su época, por supuesto, a través de un riguroso estudio genealógico que certifique con documentos el parentesco con dicho personaje.

 

Fechas de nacimiento discordantes

Muy a menudo se da esta circunstancia cuando la familia cree conocer la fecha exacta de nacimiento de algún familiar y se descubre que no coincide con la que aparece en su acta de nacimiento o bautismo.

A veces incluso hay una discordancia con el Documento Nacional de Identidad, lo que genera un debate sobre cuál es el documento que prevalece. En este artículo se explica con detalle el tema.

 

¿Hay algo curioso que tú hayas averiguado y quieras compartir?

Coméntanoslo…

Tipos de investigaciones genealógicas

Cuando nos disponemos a iniciar una investigación genealógica hemos de plantearnos en primer lugar qué tipo de información queremos conseguir. Si clasificamos los estudios genealógicos en función del parentesco o la consanguinidad existente entre las diferentes personas a buscar, encontramos:

·         Estudios de Antepasados

·         Estudios de Descendientes

·         Estudios Mixtos

Estudios de Antepasados

Tienen por objeto la identificación de los ascendientes directos de una persona o grupo de hermanos, es decir, sus padres, abuelos, bisabuelos, etc.
Obviamente es necesario establecer en primer término quién es la persona principal del estudio (normalmente, uno mismo).Estudios de Antepasados

Este tipo de estudios se divide a su vez en:

·         Estudios por línea paterna (o vía agnaticia)
Se pretende identificar la ascendencia por línea de varón (padre, abuelo paterno, bisabuelo paterno-paterno, etc.) y por esa razón son conocidos también como estudios por línea de apellido, ya que en la mayoría de países este se hereda del padre.

·         Estudios por línea materna (o vía uterina)
Se pretende identificar la ascendencia por línea de mujer (madre, abuela materna, bisabuela materna-materna, etc.)

·         Estudios por ramas completas.
Se pretende averiguar todos los antepasados con independencia del lugar que ocupan en nuestro árbol, es decir, tanto por vía paterna como materna, siguiendo las líneas de los cuatro abuelos, ocho bisabuelos, etc.

A diferencia de los estudios por vía agnaticia o vía uterina, en los que se sigue una progresión aritmética en el número de ancestros a medida que retrocedemos en la investigación a generaciones anteriores en el tiempo, en los estudios por ramas completas el número de ascendientes sigue una progresión geométrica, duplicándose en cada generación.

Este hecho, pese a que puede parecer algo obvio, no se tiene en cuenta en muchas ocasiones y representa una sorpresa para muchos aficionados a la genealogía observar como en sólo seis generaciones una persona tiene hasta 126 antepasados directos y en siete generaciones nada menos que 254.

Sin duda alguna este aumento progresivo en el número de antepasados confiere una dificultad añadida a las investigaciones genealógicas por ramas completas, que se suma a la problemática asociada a la antigüedad de los documentos a buscar.

Estudios de Descendientes

Tienen por objeto la identificación de los hijos, los hijos de estos, y así sucesivamente tantas generaciones como se desee. Pueden limitarse a la descendencia de una pareja o bien incluir a todos los descendientes de una persona con las diferentes parejas que haya podido tener a lo largo de su vida.

Estudios de Descendientes

Este tipo de estudios se divide a su vez en:

·         Estudios de descendientes por línea cognaticia
Se pretende identificar la descendencia por línea de varón, ya sean varones o hembras, pero excluyendo a los descendientes de éstas. Por tanto comprende a los descendientes que heredan el apellido en primer lugar.
En ocasiones se limitan a los descendientes varones primogénitos en cada generación.

·         Estudios de descendientes completos (o de parentesco total)
Se pretende identificar la descendencia tanto por línea de varón como de hembra en cualquier generación, siendo todos descendientes directos independientemente del orden de nacimiento y de si heredan o no el apellido principal.

Estudios Mixtos

Tienen por objeto la identificación tanto de la ascendencia como de la descendencia de una persona o pareja. Pueden además ampliarse con los antepasados colaterales, es decir, hermanos o descendientes, e incluso con los antepasados de las parejas de los descendientes.

Estudios genealógicos mixtos

Este último caso sería en realidad una combinación de varias genealogías enlazadas entre sí.

¿Por qué buscar antepasados?

Esquema genealógicoSon muy diversas las motivaciones que pueden llevar a una persona a iniciar un estudio familiar, entre ellas podemos citar las siguientes:

Curiosidad en general o por algún aspecto concreto de la historia familiar

En muchas ocasiones las circunstancias han motivado que existan ciertos aspectos que se desconocen, bien sea debido a la prematura muerte de padres o abuelos o porqué simplemente han caído en el olvido.Algunas veces temas considerados tabú se han intentado ocultar por la propia familia, lo que casi siempre deriva en un mayor interés de la persona por armar el árbol genealógico.
También el común la curiosidad por saber el origen de un apellido poco común.

Interés económico o de pertenencia a un grupo

La posibilidad de acceder a una herencia suscita también el interés de algunas personas por conseguir documentos que demuestren su descendencia de la persona fallecida. Aunque el parentesco sea bien conocido, casi siempre está pobremente documentado con fines a un proceso legal.

La obtención o recuperación de la nacionalidad en un determinado país es otro de los motivos por los que una persona descendiente de inmigrantes inicia su investigación de antepasados. En estos casos es habitual iniciar el estudio mediante la consecución de determinadas pruebas documentales en su propio país para proseguir la investigación en el lugar de origen de los antepasados.

Para otras personas la genealogía ofrece también la posibilidad de acceder a determinadas organizaciones, como pueden ser antiguas órdenes militares, hermandades o cofradías.

Como pasatiempo

Sin ninguna duda la genealogía representa uno de los pasatiempos preferidos por aquellas personas a las que le gusta la historia y disfrutan con los descubrimientos que se consiguen relativos a la propia historia familiar.

Además, el estudio de la Historia Familiar puede extenderse en el tiempo tanto como la persona desee, ya que puede abarcar indefinidas líneas de familiares tanto directos como colaterales y es posible profundizar en el conocimiento de las circunstancias vitales de un antepasado tanto como las diferentes fuentes documentales permitan. Por si eso parece poco el estudio de la historia local ayudará a conocer las circunstancias que vivieron los antepasados.

Cabe destacar también la utilidad de la genealogía como ejercicio de memoria en la prevención de enfermedades mentales asociadas a la tercera edad, como el Alzheimer lo que la convierte en una magnífica actividad para mantener una alta actividad cerebral.

Conocer familiares lejanos

La posibilidad de establecer parentescos con otras personas mediante la identificación de antepasados comunes es otra de las apasionantes virtudes de la genealogía.

¿Quién no ha sentido alguna vez curiosidad por saber si existen familiares desconocidos hasta el momento que vivan en otros lugares, debido a los movimientos migratorios que a la mayoría de familias han afectado en algún momento?

El encuentro entre familiares lejanos, con sus respectivos recuerdos, ha permitido en multitud de ocasiones comprender los detalles de ciertos aspectos que simplemente a través de los documentos no somos capaces de descifrar. Igualmente el intercambio de fotografías antiguas, objetos, documentos provee un carácter muy emotivo a estos encuentros.

Dejar un legado a hijos y nietos

Seguramente usted tiene (o tenía) muchas dudas acerca de sus ancestros más recientes: cómo se llamaban, su origen, sus profesiones, etc… En muchas ocasiones debido a ciertos miedos o tabúes la misma familia ha ocultado esa información, teniendo en cuenta que un par de generaciones son suficientes para que la historia familiar sea olvidada si no está documentada y presente en la mente de los miembros de la familia.

No deje que eso le pase a usted. Conviértase en la persona encargada de indagar acerca de los orígenes familiares y deje esa herencia para que su descendencia pueda conocer sus raíces.
El conocimiento de los acontecimientos que vivieron sus antepasados ayudará a las generaciones venideras a no repetir los errores del pasado.

Encontrar antepasados célebres

¿Existe en su familia la creencia de que descienden de un personaje histórico o famoso?

¡Quizás sea cierto o quizás no! En cualquier caso actualmente no hay razón alguna para la ignorancia, la investigación genealógica de ascendientes servirá para confirmar o desmentir la veracidad de esos rumores que durante tiempo se han transmitido en el seno de la familia.

En el peor de los casos, el estudio de la historia familiar le asegurará un mayor conocimiento de sus antepasados, sin los cuales usted no existiría y de quienes ha heredado algo más que unos apellidos.

Motivos religiosos

La doctrina de algunas religiones, como la de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, más conocida como la de los mormones predica que las relaciones entre los miembros de una familia se pueden prolongar incluso tras su fallecimiento.

Según esta iglesia las familias pueden estar unidas para toda la eternidad, pero para ello es necesario que se realice el sellamiento o bautizo de los antepasados fallecidos.
La investigación genealógica se hace necesaria en estos casos con el objetivo de identificar a los antepasados y conocer los vínculos de parentesco entre ellos, de modo que la persona que promueve su sellamiento pueda bautizarse por ellos.

En la sede principal de los mormones localizada en Salt Lake City, Utah (Estados Unidos) se encuentra la mayor base de datos genealógicos del mundo, accesible en su mayor parte por cualquier persona a través de Internet y en los centros de historia familiar que tienen repartidos por todo el mundo, independientemente de sus creencias religiosas.

Motivos médicos

La recopilación de datos acerca del historial clínico y las causas del fallecimiento de los antepasados más recientes puede ayudar a elaborar el árbol genealógico de la salud familiar con el objetivo de comprender los patrones hereditarios y conocer así las probabilidades de transmitir o contraer una determinada enfermedad por vía genética.

Psicogenealogía y biodescodificación

Las situaciones vividas por nuestros antepasados nos afectan directamente en la actualidad, según demuestra esta ciencia. Tanto para bien como para mal, determinadas circunstancias se transmiten de padres a hijos y conforman el modo de ser de la persona, en ocasiones llegando a provocar comportamientos limitantes en cuanto al desarrollo principal.
El estudio de la historia familiar junto con el análisis transgeneracional puede ayudar a comprender el origen de dichos comportamientos para desligarse de ellos.