Apellidos extranjeros en España

Mucho se ha escrito sobre los grandes protagonistas de la Historia, pero menos se sabe de la gente anónima y de las huellas que dejaron entre nosotros. En estos casos, la genealogía y la historia van de la mano, se complementan, se ayudan y ofrecen respuestas, en este caso al origen de algunos apellidos extranjeros en España.

Entre los motivos por los que personas de varias partes del mundo llegaron a la península ibérica se encuentran:

Los conflictos bélicos:

Durante la Guerra de Sucesión (1701-1713) muchos extranjeros lucharon tanto en el bando del archiduque Carlos como en el del futuro Felipe V. Estaba en juego el trono de España y muchos intereses por parte de los países europeos. Algunos de estos combatientes, tras la guerra, se instalaron en España.

Probablemente el personaje más conocido sea James Fitz-James Stuart, antepasado de la duquesa de Alba Cayetana Fitz-James Stuart.Apellido Fitz-James - apellidos extranjeros

Por sus servicios a Felipe V en la guerra fue nombrado Duque de Berwick y de Liria y llegó a ocupar altos cargos en los ejércitos y en la administración española.

Pero hubo muchos más:

Uno de ellos fue el caballero irlandés Patrick O’Moran. Nacido en Jamestown (Irlanda),  hijo de Jerome O’Moran y Catherine Mulay. Según John O’Hart en su obra “Irish Pedigree”, las raíces de esta familia se remontan hasta los primeros reyes irlandeses. Fue capitán del Regimiento de Dragones formado por exiliados irlandeses y creado en 1703 por Daniel Mahony, general borbónico que inauguró así la presencia de irlandeses en la caballería española. Patrick fue nombrado teniente de la plaza de Denia (Alicante), donde murió en 1714, y gracias a su cargo de gobernador y comandante de Gandía (Valencia) entró en contacto con las familias más importantes de la ciudad y se casó en 1708 con Teresa Avargues, procedente de una de las familias enriquecidas de finales del siglo XVII.

La saga de los O’Moran, que en algún momento del siglo XVIII pasó a ser Moran, intervino activamente en la vida de las ciudades que los acogía y se comportaron como los nobles o ennoblecidos de la época. Así, pertenecían al reducido grupo que formaba una élite que defendía sus privilegios, compraban títulos nobiliarios para acceder a cargos públicos y participaban en los actos públicos de la ciudad para afirmar así su posición social. Además eran ciudadanos respetables con un gran patrimonio, emparentaron con las familias más importantes de la época y en sus diversas ramificaciones se instalaron en Xàtiva o Ibi, entre otras poblaciones levantinas. Entre sus descendientes se encuentra un general carlista, algunos alcaldes, un abogado de los Reales Concejos y un capitán de Voluntarios Honrados.

Motivos económicos:

Por ejemplo, atraídos por el comercio español con América, algunas familias inglesas se instalaron en Andalucía para exportar los vinos andaluces, crear imperios comerciales y arraigar. Son los casos de los apellidos extranjeros Terry, Byass, Domecq y Osborne.Apellido Osborne

Así, a finales del siglo XVIII Thomas Osbone Mann dejó su Exeter natal en Inglaterra para empezar una vida mejor en otro lugar.

Se desplazó a Cádiz, desde donde se exportaba vino a las islas británicas, y se asoció con dos compatriotas para fundar unas bodegas. Allí se casó con una de las hijas del aristócrata alemán Juan Nicolás Böhl de Faber, padre también de Cecilia, conocida en el mundo literario por el pseudónimo de Fernán Caballero. De entre todos los descendientes actuales de Thomas, tal vez el más conocido sea Bertín Osborne, cantante y presentador de televisión.

Así, aunque la imagen del toro usada como logotipo de la marca se haya convertido en un símbolo español, paradójicamente en realidad hace referencia a un apellido de origen inglés.

Cuestiones religiosas:

Un caso curioso, el origen del apellido Japón:

A principios del siglo XVII una expedición japonesa, liderada por Hasekura Tsunenaga visitó al Papa en Roma para conseguir apoyo para los japoneses convertidos al cristianismo. A la vuelta de su viaje, algunos miembros de la expedición decidieron quedarse en Coria del Río (Sevilla) donde podían manifestar su fe sin peligro y arraigaron en la zona.Apellido Japón

Evidentemente, para los habitantes de la zona fue más fácil convertir el país de origen de los visitantes en apellido que escribir y pronunciar sus apellidos originales, de modo que sus descendientes pasaron a tener el apellido Japón. De hecho, los amantes del fútbol recordarán a un árbitro conocido por sus apellidos: Japón Sevilla, descendiente de aquellos primeros expedicionarios.

Estos son sólo unos ejemplos de muchos apellidos como Bécquer, Boyer o Merle que se integraron en la tierra que los acogió.

 

¿Conoces la historia de algún otro apellido extranjero en España?

Problemas en la investigación genealógica con nombres, apellidos y lugares

Un estudio genealógico de antepasados ofrece muchas sorpresas. Tal vez la que más emociona es el origen desconocido hasta el momento de aquel antepasado lejano, es decir, su lugar de nacimiento. De repente, las preguntas. ¿Por qué llegó hasta aquí? ¿Por qué eligió este destino y no otro? Y, en la mayoría de casos, ¿alguien sabe situar en el mapa ese pueblo?

Tal vez a pocos se les ocurra preguntarse cómo fue la vida de sus antepasados y reconstruirla, algo que es posible conseguir aunque a veces haya que afrontar numerosos problemas en la investigación genealógica.

Uno de los principales retos es la transcripción de la escritura antigua. Según se avanza en el tiempo se hace más compleja, con abreviaturas y con expresiones muy alejadas de nuestro vocabulario coloquial. Probablemente en algunas partidas aparezcan el mismo nombre escritos de diferentes formas. Por ejemplo, José puede aparecer como Joseph, Josef o incluso como Giusep. Esto también sucede con los apellidos, por ejemplo, la X de un documento antiguo acaba convirtiéndose en G o en J: De Xea en De Gea, Ximénez en Giménez o Jiménez, etc.Como intentar evitar problemas en la investigación de antepasados

El asunto se complica cuando se trata de apellidos poco comunes o de origen extranjero. Además, hay veces que los mismos apellidos pueden causar confusión por escribirse de diferente manera o por sufrir variaciones en el tiempo. En las zonas repobladas tras la expulsión de los moriscos, los morisquillos que quedaron al cargo o al servicio de los cristianos adoptaron su apellido. Es el caso de Juan Ausias, natural de un pueblo alicantino y adoptado por Juan Calderó, cuyos descendientes fueron conocidos durante dos siglos como Ausias o Calderó, indistintamente.

Y a todo esto se le puede añadir la mala caligrafía del párroco, la castellanización del apellido o la escritura según se pronuncia para estar delante de un problema que puede detener la investigación. ¿Qué hacer ante esta situación? La investigación genealógica necesita de la Historia y viceversa ya que consultando otras fuentes de archivo como los censos o publicaciones que traten de la historia local, se empieza a ver la luz. Así pues, lo más aconsejable es contactar con especialistas en Genealogía e Historia, acostumbrados a este tipo de casos reales, como el de Pedro Lavisera Sincalbres.

Según el archivo parroquial, nació Pedro en 1783, hijo de Guillermo y Ana. En la partida se indicaba el origen de los padres: él nacido en Sigrasierra y ella en Almansa, aunque los dos provenientes de Francia. La búsqueda se complica cuando una hermana de Pedro figura con el apellido Labesiera y el pueblo de nacimiento del padre es Siglasierra. Para complicar más el asunto, el apellido Sincalbres aparece escrito hasta de cinco formas diferentes. En resumen, hay muchas variantes escritas sobre el mismo apellido y sobre el pueblo. ¿Cuál es correcto? Sólo coinciden en su origen: Francia.

El Macizo Central francés es un pueblo de emigrantes. En la segunda mitad del siglo XVIII aumentó la población que dejaba la región a causa de las malas cosechas. El destino solía ser Alemania o España, concretamente Madrid, Valencia, Aragón y La Mancha. Los emigrantes trabajaban sobre todo como caldereros, llegando a formar incluso compañías entre ellos. Siguiendo esta pista, se llega a la población de La Ségalassière, en la región de Auvernia departamento de Cantal, en el distrito de Aurillac. Esta población guarda cierto parecido fonético con los nombres de las partidas y, tras la oportuna comprobación en los archivos, aparece el apellido en su modo original francés: La Bessière, castellanizado como Lavisera. Lo mismo sucede con el otro apellido: Sincalbres, castellanizado como Sinqualbres.

Desde ahí, tan sólo queda investigar, reconstruir la vida de aquellos hombres y mujeres que un día dejaron sus vidas en otros lugares para instalarse en busca de una vida mejor para ellos y sus familias, algo que al fin y al cabo se repite hasta nuestros días.

 Y tú, ¿te has encontrado con un problema similar? Coméntalo…

Apellidos, fútbol y política

Cuando el nombre desaparece

Es muy curiosa la costumbre que existe en España de nombrar a los árbitros de fútbol por sus dos apellidos, sin citar su nombre de pila.Apellidos de los árbitros de fútbol

Iturralde González

Pérez Lasa

Mejuto González

Daudén Ibáñez

Muñiz Fernández

López Nieto

Japón Sevilla

Undiano Mallenco

Teixeira Vitienes…

La de árbitro parece ser la única profesión en la que el nombre de pila desaparece.

Aunque difícil de demostrar, parece ser que esta costumbre se inició a principio de los años 70, los últimos de dictadura en España, coincidiendo con la aparición como árbitro de Primera División de Don Ángel Franco Martínez (actualmente vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros)

La coincidencia de su primer apellido con el del Generalísimo daba lugar en numerosas ocasiones a gritos e insultos con doble intención en los estadios, hecho que las autoridades no tardaron en advertir.

Por si fuera poco, en la prensa deportiva aparecían a menudo titulares haciendo referencia a las malas actuaciones de Franco (el árbitro) del tipo: “Franco lo hizo muy mal”, “Franco masacró al equipo visitante” o “Franco nos robó el partido”, algo inaceptable para el caudillo por las sospechas de que pudieran tratarse en realidad de críticas hacia su persona o su régimen.

Así, el Gobierno de Francisco Franco obligó al estamento arbitral y a los medios de comunicación a nombrar a todos los árbitros citando sus dos apellidos, tradición que se mantiene vigente aún en la actualidad.

¿Y el segundo apellido de los políticos?

Contrasta este hábito en los árbitros españoles con el uso único del primer apellido para referirse a los políticos.

¿Quién sabría decir de manera rápida, y sin buscar en Google el segundo apellido de los siguientes gobernantes?

Mariano Rajoyapellidos-politicos

Artur Mas

Luis De Guindos

Esperanza Aguirre

José Ignacio Wert

Íñigo Urkullu

Ana María Botella

Cayo Lara

Realmente podría estar en esta lista casi cualquier personaje conocido que se dedique a la política, ya que habitualmente sólo se nombra el segundo apellido de los políticos cuando el primero es muy común (*), por ejemplo:

José Luis Rodríguez Zapatero

Alfredo Pérez Rubalcaba

Jorge Fernández Díaz

Esteban González Pons

Ignacio Fernández Toxo

 

(*) Esta circunstancia precisamente es una de las causa de la creación de los apellidos compuestos. De hecho nos la encontramos a menudo en nuestras investigaciones de antepasados, por supuesto en épocas anteriores a la creación de la Ley del Registro Civil que normalizó el uso de los apellidos.

Tiene sentido pensar que los apellidos se crearon con la finalidad de identificar a una persona, de modo que si en un determinado lugar existen demasiadas personas con el mismo apellido, éste deja de ser útil. Para solucionar este problema en algunos casos se pasó a usar el segundo apellido en lugar del primero y en otros se formó un apellido compuesto uniendo el paterno al materno.

 

¿Te ha parecido interesante? Por favor, compártelo en tu red social…

Nacionalidad española por tu apellido judío

Desde hace unas semanas se vienen publicando en Internet artículos que anuncian la concesión de la nacionalidad española a todas las personas que lleven alguno de los apellidos judíos que aparecen en la presente lista.

Nacionalidad españolaEs importante que se sepa que esta noticia es ABSOLUTAMENTE FALSA tal como está redactada.

Veamos que hay de cierto y de engañoso en este tema para no crear falsas expectativas.

ES MENTIRA:

  • Que el Gobierno de España haya publicado hasta el día de hoy un listado oficial de apellidos sefardíes.
  • Que una persona pueda obtener la nacionalidad española por el simple hecho de llevar un apellido concreto.

ES VERDAD:

  • Que existe una lista de apellidos usados por personas de religión judía en España.
  • Que existe la voluntad por parte del gobierno español de reconocer a los descendientes de los judíos que fueron expulsados de España la injusticia cometida con sus antepasados hace varios siglos.
  • Que el 7 de febrero de 2014 el Gobierno de España aprobó este Anteproyecto de ley respecto a la modificación del artículo 23 del Código Civil español para otorgar la nacionalidad española a las personas que acrediten su origen sefardí. Esta Ley aún debe debatirse en las Cortes, aunque se prevee su aprobación sin demasiados cambios antes de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
  • Que las personas que se acojan a la nueva ley podrán conservar su nacionalidad de origen además de la española, es decir, tendrán doble nacionalidad.
  • Que las personas beneficiadas serán españoles de pleno derecho, de modo que podrán circular libremente y trabajar en cualquier país de la Unión Europea.
  • Que para poder acceder a la nacionalidad española deberán acreditar su condición de sefardíes y su vínculo con España, en forma y procedimiento que aún debe dictaminarse.

Aunque están por decidir aún los requisitos necesarios para optar a la nacionalidad española por esta vía, se estima que estos podrían ser algunos de los documentos que se solicitarán:

  • Un certificado emitido por la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de residencia del solicitante.
  • Documentos genealógicos probatorios del apellido familiar en varias generaciones.
  • Acreditación del idioma familiar o cualquier otro indicio que pueda demostrar la pertenencia a la comunidad judía sefardí.
  • Un certificado de la Federación de Comunidades Judías de España en el que se acredite que el interesado es sefardí.
  • Inclusión del peticionario en las listas de familias sefardíes protegidas por España o acreditación de parentesco con una persona o familia incluida en dichas listas.
  • Cualquier otra prueba que acredite su especial vinculación con la cultura y las costumbres españolas.

Los solicitantes podrán presentar su documentación por un periodo de dos años después de que la ley se publique en el Boletín Oficial del estado del Estado, prorrogable por un año más si así lo decide el consejo de ministros.

La tramitación deberá realizarse ante el Registro Civil o el consulado correspondiente al lugar de residencia del interesado.

En Abueling.com estaremos atentos a la publicación definitiva de la Ley para ayudarte a conseguir la documentación relativa a tus antepasados españoles.

 ¿Crees que te puede beneficiar esta nueva ley? Consúltanos

Origen de los Apellidos Españoles

Origen de los apellidos

¿Cuál es el origen de mi apellido?

Es muy posible que alguna vez te hayas hecho esta pregunta, y realmente no es una cuestión fácil de responder:
Para poder estudiar el origen de los apellidos, en primer lugar es muy interesante conocer a qué categoría pertenecen.
A continuación se puede ver una relación de los diferentes tipos de apellidos según su origen y algunos ejemplos de cada categoría.

Apellidos Toponímicos

Son aquellos apellidos que designan el lugar de nacimiento o de residencia de la persona, pudiéndose tratar de una localidad, un accidente geográfico o una construcción.
Aunque pocos la conservan hoy día, la mayoría de estos apellidos contenían en sus orígenes la preposición “de” (ejemplo: De Burgos), “del” (ejemplo: Del Río) o “de la” (ejemplo: De la Fresneda), “de los” (ejemplo: De los Perales), o “de las” (ejemplo: De las Cuevas).

Algunos apellidos toponímicos son:

• Aragonés
• Aranda
• Arellano
• Arroyo
• Ávila
• Avilés
• Aya
• Barahona / Baraona
• Barranco
• Bilbao
• Bisbal
• Braga
• Burgos
• Carranza
• Castañeda
• Castillo
• Catalán
• Cervantes
• Corral
• Costa
• Cuéllar
• Cuenca
• Cuevas
• Dávila / De Ávila
• Encina
• Fresneda
• Gallego
• Granados
• Hoyos
• Lago
• Laguna
• León
• Linares
• Madrid
• Mansilla
• Manzano
• Marín / Marino
• Miranda
• Montes
• Montilla
• Morata
• Naranjo
• Navarra / Navarro
• Nieves
• Ocaña
• Orellana
• Peña
• Perales
• Pino
• Olmos
• Rivas
• Romero
• Roca
• Sarabia
• Salazar
• Saldaña
• Santander
• Santisteban
• Segura
• Serrano
• Sevilla
• Silveira
• Soria, Soriano
• Soto
• Toledo, Toledano
• Torquemada
• Torrente
• Torres
• Valenzuela
• Valverde
• Vargas
• Vergara
• Villa
• Villalba
• Villanueva
• Villena
• Viñas
• Vitoria
• Zamorano.

Apellidos Patronímicos

Son aquellos apellidos que tienen su origen en el nombre de pila del padre de la persona. La gran mayoría de apellidos españoles patronímicos se formaron añadiendo al nombre el sufijo “ez” (ejemplo: Fernando / Fernández), en Catalunya y Valencia el sufijo “is” (ejemplo: Pere / Peris), en el País Vasco el sufijo “iz” (ejemplo: Lope / Lopiz)

Algunos apellidos patronímicos son:

• Álvarez (Álvar, Álvaro)
• Antolínez (Antolín)
• Antúnez (Antón, Antonio)
• Benítez (Benito)
• Bernardez (Bernardo)
• Bermúdez (Bermudo)
• Blázquez (Blas)
• Díaz, Díez, Diéguez (Diego)
• Domínguez (Domingo)
• Enríquez (Enrico, Enrique)
• Fernández, Hernández (Fernando, Hernán)
• Galíndez (Galindo)
• Gálvez (Galve)
• Garcés, Garcez (García)
• García (García, Garza)
• Giménez, Jiménez, Ximénez, Ximenes (Ximeno)
• Gómez (Gome, Guillermo)
• González (Gonzalo)
• Güemes / Güémez (Gome)
• Gutiérrez (Gutierre)
• Henríquez (Henrique)
• Hernández (Hernán)
• Ibáñez (Iván)
• íñiguez (íñigo, Ignacio)
• Jiménez (Jimeno)
• López (Lope)
• Márquez (Marcos)
• Martínez (Martín)
• Meléndez, Menéndez (Melendo, Menendo)
• Méndez (Mendo)
• Mínguez (Mingo o Domingo)
• Muñoz (Muño)
• Nunes (Nuno)
• Núñez (Nuño)
• Ordóñez (Ordoño)
• Ortiz (Ortún)
• Peláez (Pelayo)
• Pérez, Peris, Peres (Pere, Pero, Pedro)
• Ramírez (Ramiro)
• Rodríguez (Rodrigo)
• Ruiz (Roi o Roy, Ruy, Rodrigo)
• Sánchez, Sáez, Sáenz, Sainz (Sancho)
• Suárez, Juárez, Xuárez (Suero)
• Téllez (Tello)
• Velázquez (Velasco)
• Yagüe, Yágüez (Yagüe o Yago, Santiago)
• Yáñez (Ioan, Juan)

Apellidos formados a partir de profesiones o cargos.

Son aquellos apellidos que identificaban a la persona en función de su oficio, cargo o condición social.

Algunos de estos apellidos son:

• Alcalde, Alcaide
• Alférez
• Ballester, Ballestero, Ballesteros
• Batanero
• Barbero
• Botero
• Caballero
• Carbonero
• Cardenal
• Camarero
• Caminero
• Capitán
• Cantero
• Carpintero
• Carnicero
• Carreiro
• Carretero
• Castillero
• Cerecero
• Cillero
• Conde
• Correa
• Criado
• Cubero
• Duque
• Escrivá
• Ferrer, Ferrero, Ferrufino, Herrera, Herrero
• Guerrero
• Hidalgo
• Jurado
• Labrador
• Manzanero
• Marinero
• Marqués
• Merino (nombre del juez o autoridad de una merindad)
• Melero (mercado de la miel)
• Molinero
• Monje
• Morterero
• Notario
• Ovejero
• Panadero
• Pastor
• Rey
• Rico
• Sabater (en catalán, Zapatero)
• Sacristán
• Saetero
• Sastre, Sartori
• Sillero
• Soldado
• Teixidó (Evolución de Teixidor. En catalán, Tejedor)
• Tejedor
• Tornero
• Vaquero
• Verdugo
• Zapatero

Apellidos formados a partir de rasgos físicos, familiares o morales.

Algunos de estos apellidos son:

• Amor
• Alegre
• Barriga
• Bello
• Blanco
• Bravo
• Bueno
• Cabello
• Cabeza
• Cabezón
• Calvo
• Cano
• Casado
• Castaño
• Cortés
• Crespo
• Delgado
• Descalzo
• Feliz
• Galán
• Gordo
• Grande
• Hermoso
• Leal
• Lozano
• Manso
• Malo
• Moreno
• Nieto
• Pequeño
• Pinto
• Prieto
• Rojo
• Rubio
• Seco

Apellidos relativos a las circunstancias del nacimiento

Son aquellos apellidos impuestos a los nacidos en función de las circunstancias del momento del nacimiento (el mes de nacimiento, el santo que se celebraba ese día, etc.) También incluimos en esta categoría los apellidos con los que se identificaba a recién nacidos de padres incógnitos, muchos de ellos con referencias religiosas.

Algunos de estos apellidos son:

• Abril
• Bastardo
• Buendía
• Diosdado
• De Dios
• Deulofeu (En catalán, Dios lo hizo)
• Expósito
• Iglesias
• Nomdedeu (En catalán, Nombre de Dios)
• San Martín o Sanmartín
• San Pedro o Sampedro
• San Miguel o Sanmiguel
• Temprano
• Tirado

Apellidos de origen incierto.

Son aquellos apellidos referentes a animales, vegetales u objetos. Posiblemente identificaban a las personas que los criaban, cultivaban o fabricaban.

Algunos de estos apellidos son:

• Águila
• Botella
• Borrego
• Buey
• Cebolla
• Conejo
• Cordero
• Cuervo
• Gato
• Gavilán
• Lobato
• Oliva
• Osa
• Palomo
• Raposo
• Tocino
• Toro
• Vaca
• Zorrilla

Busca tu apellido en nuestra base de datos para averiguar cuál es el documento más antiguo que tenemos recopilado en relación a este apellido.

Genealogía e Internet. ¿Es fiable toda la información?

Desde hace algunos años la genealogía se está convirtiendo en una de las aficiones con más auge, incrementándose año tras año las personas que se interesan por conocer los detalles de su historia familiar.

Sin duda alguna Internet ha contribuido a este crecimiento. ¿Quién no ha tenido alguna vez la curiosidad de teclear su apellido en un buscador?

Son tantísimas las informaciones que la red alberga que conviene distinguir entre aquellas que son generales, las que se refieren a nuestros propios antepasados y las que directamente son falsas.

Veamos los tipos de páginas web donde encontraremos información genealógica:

Páginas de apellidos

Es fácil encontrar al hacer una búsqueda en Google alguna página donde se explica con detalle un supuesto origen de nuestro apellido, incluso citando un personaje noble del que, al parecer, descienden todas las personas con ese apellido.

Bueno, pues sentimos desanimar al lector, pero este tipo de informaciones suelen ser falsas, ya que no es posible afirmar que un apellido tuvo origen en una sola persona, ni mucho menos que esta sea el antepasado común de todas las que lo llevan actualmente.

En el mejor de los casos, se podría decir (y eso es de difícil demostración) que este personaje es el más antiguo del que se tiene constancia escrita como portador del apellido, lo que no significa que fuera el único en su tiempo.

Wikipedia

Es posible que tengamos entre nuestra ascendencia algún personaje que destacó en su época por su profesión, nobleza o cualquier otra circunstancia, hasta el punto que se pueda encontrar información sobre él en libros, artículos y ¿cómo no? En la Wikipedia.

Wikipedia

La Wikipedia es una enciclopedia libre y editada de modo colaborativo, es decir, cualquier persona puede redactar textos y corregir los de otros. En lo que respecta a la información de interés biográfico, o estrictamente genealógico, las entradas de la wikipedia se han convertido en compendios de otros textos publicados en Internet, lo que no hace sino multiplicar el número de veces que se cita una información, sea esta verídica o no.

En Abueling.com tenemos varias experiencias en la búsqueda de documentos personales relativos a personajes históricos en las que lamentablemente, algunos datos como fechas y lugares de nacimiento o defunción recogidas en la wikipedia son erróneas.

Obviamente, debemos entender que la wikipedia teóricamente resume las mejores informaciones sobre un determinado tema disponibles en la red, sin embargo no debemos perder de vista la regla número uno en cualquier investigación genealógica:

Toda información debe estar soportada por un documento que la acredite. La lectura de ese documento debe ser el objetivo final de cualquier genealogista que se precie.

Redes sociales genealógicas

Se trata de plataformas muy intuitivas que posibilitan -en principio gratuitamente- introducir los datos del árbol genealógico para ir completándolo a medida que se consigue más información e incluso enlazarlo con los de otras personas.

Estos programas disponen de buscadores para la localización de antepasados, pudiendo filtrar los resultados por nombre, apellidos, fechas y lugares.

My Heritage - Red social genealógica

La gran difusión de estas redes sociales, sobretodo en el mercado anglosajón, puede convertirse a la vez en un problema a la hora de distinguir entre un antepasado real encontrado en los resultados de búsqueda y una persona que nada tiene que ver con nuestra familia, sino que simplemente coincide en nombre y apellido.

Ante esta disyuntiva, se hace necesario también contactar con la persona que publicó esa información para poder conocer los detalles del ancestro en cuestión y poder evaluar el tema correctamente.

Páginas web personales

Una de las satisfacciones que brinda la genealogía es la posibilidad de compartir la información con otras personas.

Linaje Contreras

En ese sentido son muchos los aficionados que publican en Internet el resultado de sus pesquisas, como un modo de ayudar a otros y ¿por qué no? De contactar con posibles parientes a los que no se conoce.

A priori no podemos saber hasta qué punto la información mostrada en estas webs es verídica, pero siempre podemos ponernos en contacto con el autor para conocer sus fuentes e incluso solicitarle copias de los documentos si realmente existen antepasados en común.

Como ejemplo de fuente fiable, la página web del Linaje Contreras ofrece información seria y bien contrastada documentalmente acerca de dicha familia.

Páginas web de archivos

Numerosos archivos tanto civiles como eclesiásticos permiten en su página web buscar por nombre y apellido documentos conservados en sus fondos.

Portal de archivos españoles

Algunos incluso muestran una imagen digitalizada del documento correspondiente que se puede descargar gratuitamente. Otros muestran un extracto de la información contenida en el documento y ofrecen la opción de solicitar una copia.

El Portal de Archivos Españoles (PARES) es un buen ejemplo de este tipo de páginas totalmente recomendable.Por supuesto, esta fuente es absolutamente fiable puesto que estamos consultando los documentos, fuente primaria de información.

¿Somos parientes por tener el mismo apellido?

La respuesta es No; el hecho de que dos personas usen un mismo apellido no conlleva necesariamente que exista un antepasado común, condición indispensable para que haya consanguinidad (parentesco de sangre).Llevar el mismo apellido no significa ser pariente

Para explicar este hecho es importante conocer el origen de los apellidos:

Existen apellidos toponímicos (procedentes de un lugar). Por ejemplo, dos personas con el mismo apellido Zamorano seguramente descienden de antepasados originarios de Zamora pero está claro que no tienen por qué descender de la misma persona.

El mismo caso se da con los apellidos patronímicos (aquellos que tienen su origen en el nombre del padre).

En castellano, los apellidos terminados en “–ez” se formaron añadiendo esta terminación al nombre de pila del padre. Por ejemplo, el apellido Fernández se formó añadiendo la terminación “–ez” al nombre de pila Fernando.

Por tanto las personas que se apellidan Fernández descienden de un Fernando, pero es lógico pensar que han existido muchos Fernandos a lo largo de la geografía española, es decir, no descienden todas del mismo antepasado.

Igualmente podríamos explicar el caso de los apellidos con origen en las profesiones (por ejemplo Zapatero) o los que definen un rasco físico (como Delgado).

Estudio genético de posibles parientes con el mismo apellido

Recientemente se han hecho públicos los resultados de un interesante estudio elaborado por el Institut de Biologia Evolutiva de la Universitat Pompeu Fabra que ilustra perfectamente el hecho de que no por tener el mismo apellido dos personas son parientes entre sí.

El estudio analizaba el cromosoma Y en una media de 50 hombres para cada uno de los 50 apellidos de origen catalán estudiados. Cabe citar que las conclusiones del trabajo son fácilmente extrapolables a los apellidos de cualquier otro idioma.

¿Por qué sólo se estudian los hombres y el cromosoma Y?

En el genoma, uno dels cromosomas, el cromosoma Y, tiene un comportamiento único: lo tienen sólo los varones y pasa de padre a hijo, de modo que determina la masculinidad.

Los apellidos tienen un funcionamiento similar: aunque obviamente los tienen también las mujeres, el apellido que se termina transmitiendo es el paterno, ya que los nietos de una mujer no llevan sus apellidos

Con este estudio se buscaba responder a las siguientes cuestiones:

¿Porqué hay apellidos más frecuentes que otros?

Podría ser que los apellidos más frecuentes sean aquellos creados más veces, es decir, com más orígenes distintos.

¿Con qué frecuencia el apellido y el cromosoma Y no se heredan juntos?

La adopción, la falsa paternidad, los cambios de apellido o la herencia del apellido materno separan la transmisión del cromosoma Y de la transmisión del apellido. El estudio genético de los apellidos permite cuantificar estas circunstancias.

¿Cuál es el origen en Catalunya de los apellidos valencianos y baleares?¿Qué apellidos tienen un origen autóctono?

Algunos de los apellidos escogidos son especialmente frecuentes en Valencia o las Islas Baleares, zonas geográficas que comparten idioma con Catalunya. ¿Se originaron in situ, o fueron llevados por repobladores? En el segundo caso, ¿en qué zona de Catalunya tienen origen?

¿Eran germanos los fundadores de apellidos patronímicos germanos?

Algunos apellidos tienen su origen en nombres de pila de origen germánico pero ¿realmente sus fundadores eran germanos?

En el mismo sentido, otros apellidos tienen un origen etimológico claramente árabe o hebreo. ¿Eran norteafricanos o judíos los fundadores de estos apellidos?

¿Podemos comprobar el origen geográfico de los apellidos toponímicos gentilicios?

Sería interesante saber si los apellidados Danés eran daneses, los Alemany, alemanes o los Guasch, gascones…

Conclusiones del estudio genético de apellidos:

  • Los apellidos más frecuentes entre la población son los que han resultado tener menos coincidencias genéticas entre sus portadores, de modo que se demuestra que cuanto más frecuente es un apellido más fundadores (u orígenes distintos) tuvo.
  • Por el contrario, apellidos poco comunes (como Balasch), van emparejados con una alta coincidencia genética entre sus portadores, lo que indica que seguramente proceden de un antepasado común en época medieval.
  • Los portadores de apellidos patronímicos con origen en un nombre de pila germánico (como Albert o Grau) no parecen tener una mayor posibilidad de descender de antepasados germanos que cualquier otro grupo de población.
  • Las personas que se apellidan Alemany (cuya procedencia puede parecer alemana) tampoco tienen mayor probabilidad de descender de antepasados alemanes que cualquier otro grupo de población. Más bien el apellido parece tener su origen en el nombre de pila Alaman, encontrado ya en el siglo X.
  • El apellido Roma muestra varios orígenes genéticos y uno de ellos, el establecido en la zona de Lleida, pertenece al haplogrupo R1b-U152, muy frecuente precisamente en el norte y centro de Italia. Curiosamente, los Romà alicantinos son diferentes genéticamente a los Roma, lo que demuestra que se trata de dos apellidos distintos.
  • Algunos apellidos presentes tanto en Catalunya como en las Baleares (como Armengol/Armengual o Calafell) que a priori se podía pensar que procedían de un mismo tronco común se demuestra que tuvieron en realidad diferentes orígenes en cada una de dichas zonas geográficas. En cambio, otros como Cabot si que presentan coincidencias que hacen pensar en un único tronco común entre las personas con este apellido en una y otra zona.
  • Algunos apellidos presentes tanto en Catalunya como en Valencia (como Bonastre) que a priori se podía pensar que procedían de un mismo tronco común se demuestra que tuvieron en realidad diferentes orígenes en cada una de dichas zonas geográficas. Sin embargo, la gran mayoría de personas con apellido Pitarch/Pitart sí que parecen descender de un antepasado común, con origen geográfico en la zona de Castellón.
  • Apellidos toponímicos con referencias al paisaje como Bosch (Bosque/Del Bosque) o Serra (cadena de montañas) presentan una alta diversidad genética, lo que hace pensar en muchos orígenes diferentes.
  • Los apellidos que indican un oficio (como Ferrer/Ferré/Farré/Farrés/Ferrés o Sabater/Sabaté) tienen una alta diversidad genética lo que demuestra que tuvieron muchos “fundadores” distintos.
  • Ocurre lo mismo con apellidos patronímicos derivados de un nombre de pila, como Miquel, Pons, Ricart, Robert/Rubert.
  • Apellidos formados a partir de una característica física, como Roig (en referencia al color rojizo de la piel o el cabello) tienen también más de un origen. En el caso del apellido Ros (Rubio) se da la circunstancia de que un buen número de las personas que llevan este apellido muestran coincidencias genéticas con las personas originarias de los países del norte y este de Europa.
  • Ciertos apellidos (como Comas) aparecen escritos de diversas maneras (Comas, Coma, Comas, Comes) incluso en personas pertenecientes al mismo linaje, es decir descendientes de un mismo antepasado común. Lo que demuestra que se trata del mismo apellido con variaciones u errores ortográficos.
  • Apellidos que a priori podrían denotar un determinado origen geográfico (como Danés) no muestran en realidad coincidencias con el tipo de cromosoma Y más abundante en esa zona (Dinamarca en este caso), por tanto su origen hay que buscarlo en una variación provocada por una similitud fonética, en este caso con la palabra “deners”.
  • Algunos linajes con apellidos que tienen su origen en nombres frecuentes entre los judíos medievales, como Estruch, pertenecen ciertamente a los haplogrupos J2a-M410, J2a-M92 i J2b-M12, que son relativamente poco frecuentes en Catalunya pero que lo son más entre los judíos, de modo que es probable que algunas de estas personas sean descendientes de judíos. Lo mismo ocurre con las personas con apellido Salom, en especial los linajes establecidos en Mallorca.
  • Personas con apellidos con origen etimológico en nombres propios árabes (como Melis, del nombre Mahli) no tienen en absoluto este origen genético. Por contra, el apellido Nàcher, presente en diversas zonas de la Comunidad Valenciana, tiene su origen etimológico en el nombre árabe Naggar, y efectivamente el estudio genético prueba que unos dos tercios de las personas que lo llevan actualmente son descendientes de moriscos.

Por estas razones hay que darle una importancia muy relativa a las informaciones que hablan de un determinado origen geográfico de un apellido concreto, situándolo en un lugar y una época definida.

Dicho esto, sí que es probable, en el caso de pueblos pequeños o aislados, que personas con el mismo apellido sean familiares entre sí. De hecho este caso lo encontramos muy frecuentemente en las búsquedas de antepasados que desarrollamos por encargo de nuestros clientes para la confección del árbol genealógico.

Obviamente, la probabilidad de pertenecer a la misma familia aumenta cuanto más inusual es el apellido.

Aún así, en cualquier caso la única manera de saberlo – y de poder demostrarlo con la documentación correspondiente – es estudiar la genealogía de ambas personas hasta llegar a un ascendiente común.

Una vez conseguido este objetivo se podrá hablar ya realmente de un grado de consanguinidad concreto entre dos familiares.

Por favor, comparte este artículo si te ha gustado. Muchísimas gracias !!!

De dónde viene tu apellido

¿Alguna vez te has preguntado el origen de tu apellido?, ¿Qué significado tiene?

No es fácil encontrar estas respuestas, pero puedes empezar intentando saber a qué categoría pertenece. Aquí te indicamos algunas de ellas con algunos ejemplos clarificadores:Libros

Los apellidos Patronímicos procedían del nombre de pila del padre del nacido. Muchos de ellos se formaron añadiéndoles los sufijo “ez”, “is”, “iz”… Así podemos encontrar, del nombre Martín (Martínez), de Fernando (Fernández), de Sancho (Sánchez)… seguro que os suenan todos ellos.

Los apellidos Toponímicos indicaban el lugar de nacimiento o de residencia de la persona. Se podría tratar de una localidad, una región, una edificación o un accidente geográfico de la zona. Muchos de ellos usaban la preposición ”De” aunque con el tiempo se ha ido perdiendo y ya pocos lo mantienen. Por ejemplo “Linares”, “de la Torre”, “del Manzano”, “del Valle”…

Los que se formaron a partir de profesiones, ocupaciones o cargos sociales. Carnicero, Marqués, Jurado, Pastor, Herrero, Zapatero (Qué curioso llevar el apellido de la profesión de un antepasado…)

También se formaban a partir de rasgos físicos o del carácter como pueden ser: Delgado, Amor, Rojo, Bello, Seco, Pequeño, Moreno, Leal, Cabezón…

Seguro que a todos nos suenan familiares apellidos que nos informan sobre las circunstancias del nacimiento como el mes de nacimiento, el santo que se celebraba ese día, etc. o los que se utilizaban para identificar a recién nacidos de padres desconocidos, muchos de ellos con referencias religiosas (Diosdado, Iglesias, Expósito, De la Cruz, De Dios…)

Y por último los de origen incierto como los  referentes a animales, vegetales u objetos. Posiblemente identificaban a las personas que los criaban, cultivaban o fabricaban, aquí nos podemos encontrar: Águila, Botella, Palomo, Cebolla, Vaca, Zorrilla…

¿Qué apellido conoces que te haya llamado más la atención? ¿Sabes ya el origen del tuyo?

Coméntanos lo que quieras, y si te ha gustado el artículo, por favor compártelo en tu red social favorita. ¡Gracias!

Cuántos apellidos tenemos

Independientemente de que las normas de cada país dicten que se use sólo uno o dos apellidos, cada persona posee una lista innumerable de apellidos que toma de sus antepasados.

Árbol Genealógico de 6 Generaciones
Árbol Genealógico de 6 Generaciones

En ocasiones se relaciona la cantidad de apellidos con el nivel social de la familia. Nada más lejos de la realidad; independientemente de su nivel económico, lo que es indudable es que todo el mundo ha tenido padre y madre, hecho que se repite generación a generación desde el principio de los tiempos.

En el caso de España, desde la creación en 1870 del Registro Civil y hasta hace muy poco tiempo, la ley determinó que el primer apellido paterno fuera el que debía transmitirse en primer lugar.

Siguiendo esta norma, es relativamente fácil tras una investigación genealógica por todas las ramas (padre y madre, cuatro abuelos, ocho bisabuelos, etc…) conocer y ordenar los apellidos de una persona.

La siguiente tabla permite realizar una lista de los primeros 32 apellidos.

Para ello es necesario tener completado un esquema genealógico como el de la imagen con cinco generaciones de ascendientes directos (62 antepasados) y numerarlos según el sistema Sosa-Stradonitz.

ORDEN DEL APELLIDO APELLIDO DEL ANTEPASADO Nº
1 2
2 3
3 5
4 7
5 9
6 13
7 11
8 15
9 17
10 25
11 21
12 29
13 19
14 27
15 23
16 31
17 33
18 49
19 41
20 57
21 37
22 53
23 45
24 61
25 35
26 51
27 43
28 59
29 39
30 55
31 47
32 63

Origen del apellido o Historia Familiar

documentos historia familiar
Documentos encontrados en la investigación genealógica

La primera reacción de muchas personas ajenas a la genealogía, cuando se les comenta acerca de nuestra actividad es pensar en su apellido, y en un supuesto origen que alguien les ha contado o que han leído no se sabe muy bien donde.

Hay que diferenciar, por tanto, entre el origen del apellido y la historia familiar. En el primer caso, seguramente será fácil encontrar en internet alguna página donde aparezca como originario de una zona geográfica, o mejor aún, de un personaje noble de quien supuestamente descienden todas las personas que llevan ese apellido.

Es muy probable que la existencia de dicho personaje sea cierta y esté documentada, pero eso no demuestra en ningún modo el parentesco con las personas que actualmente llevan dicho apellido.

Pensar en la posible descendencia de una persona importante sirve para satisfacer el ego de algunas personas, pero si alguien quiere conocer realmente cuáles son sus raíces se hace necesaria una auténtica investigación genealógica del apellido.

Historia Familiar
Antepasados e Historia Familiar

Lo correcto es avanzar generación a generación, sin prisas en el estudio de la historia familiar, comenzando por la información más reciente que ya conocemos y retrocediendo en el tiempo a través de documentos fiables.

Esta vía es sin duda mucho más lenta y costosa, pero ofrece muchas más satisfacciones y sobretodo, permite asegurar quienes fueron los antepasados y reconstruir la verdadera historia familiar, más allá del nivel social que tuvieran nuestros ancestros.

Entre otros muchos datos interesantes, la documentación recopilada durante el estudio informará de los lugares que habitaron nuestros ascendientes directos, y probablemente descubriremos que no coinciden con los que habíamos leído como origen del apellido.