8 apellidos catalanes, vascos, o castellanos

El reciente estreno de la película 8 apellidos catalanes, tras el éxito de la primera parte 8 apellidos vascos, ha vuelto a poner de actualidad el tema del origen de los apellidos.Ocho apellidos catalanes o vascos según su origen

Debemos en primer lugar establecer lo que entendemos por un apellido catalán, castellano o vasco.

Si habláramos de personas podríamos hacer bueno el dicho de que “uno no es de donde nace sino de donde pace”, de manera que se consideraría catalán (o de cualquier lugar) todo aquel que vive en esa tierra.

Sin embargo, no es correcto aplicar el mismo razonamiento a los apellidos. Un apellido no es catalán por el hecho de pertenecer a una persona que vive, ni siquiera que ha nacido en Catalunya, del mismo modo que un apellido extranjero no se convierte en un apellido castellano aunque haya sido usado por varias generaciones de personas nacidas en Castilla.

Entonces, ¿qué entendemos por apellidos catalanes, apellidos vascos o apellidos castellanos?

Podemos definir como apellido catalán todo aquel apellido que tiene su origen lingüístico o etimológico en una palabra perteneciente al idioma catalán, o bien con un origen toponímico claramente establecido en un lugar de habla catalana.

Podemos usar la misma definición para apellidos castellanos, gallegos, vascos, etc…

A modo de curiosidad y con un toque de humor, en esta secuencia de la película “8 apellidos vascos”, podemos ver cómo “se cuela” en la lista el apellido Clemente, un apellido patronímico que no tiene origen vasco en realidad.

Teniendo en cuenta estas diferencias entre el origen de las personas y el de los apellidos, en la siguiente tabla podemos ver los ocho apellidos más frecuentemente usados por los catalanes en la actualidad:

  1. García
  2. Martínez
  3. López
  4. Sánchez
  5. Rodríguez
  6. Fernández
  7. Pérez
  8. González

En cambio, estos son los ocho apellidos catalanes más frecuentes en la actualidad:

  1. Vila
  2. Vidal
  3. Serra
  4. Martí
  5. Ferrer
  6. Soler
  7. Puig
  8. Roca

Fuente: Institut d’Estadística de Catalunya

Conviene tener en cuenta que muchos apellidos han sufrido variaciones ortográficas desde su creación, dando lugar a diferentes formas que son en realidad el mismo apellido originario (es el caso, por ejemplo, de Pujol / Puyol / Puchol o Ferrer / Ferré / Farré)

Otros apellidos catalanes han sido “castellanizados” en algún momento de la historia (Ricart / Ricarte, Pujalt / Pujalte, Climent / Clement, etc…)

El desconocimiento del idioma y las correspondientes normas ortográficas es el motivo principal de estas variaciones en una época en la que los apellidos no tenían una forma “oficial”, ya que desde su aparición en los siglos XII y XIII hasta la creación del Registro Civil (hacía el 1870 en España) no se prestaba demasiada importancia a la transmisión correcta del apellido.

En muchas ocasiones es posible intuir de antemano la zona geográfica de origen los antepasados a partir de los apellidos, sin embargo sólo con una rigurosa investigación genealógica bien documentada se conseguirá establecer su procedencia exacta.

El estudio genealógico, además, puede ayudar a encontrar diferentes formas de un mismo apellido en el mismo linaje.

Obviamente, cuanto más atrás en el tiempo podamos retroceder más cerca estaremos de poder determinar el origen del apellido, tanto lingüístico como geográfico.

Y tú, ¿Sabes decir correctamente ordenados tus ocho primeros apellidos? 

Por cierto, ¿sabes cuantos apellidos tienes? Aquí tienes una tabla para poder ordenar correctamente los 32 primeros apellidos.

 

Si te ha gustado esto, por favor compártelo en tu red social. ¡Muchas gracias!

Origen del apellido o Historia Familiar

documentos historia familiar
Documentos encontrados en la investigación genealógica

La primera reacción de muchas personas ajenas a la genealogía, cuando se les comenta acerca de nuestra actividad es pensar en su apellido, y en un supuesto origen que alguien les ha contado o que han leído no se sabe muy bien donde.

Hay que diferenciar, por tanto, entre el origen del apellido y la historia familiar. En el primer caso, seguramente será fácil encontrar en internet alguna página donde aparezca como originario de una zona geográfica, o mejor aún, de un personaje noble de quien supuestamente descienden todas las personas que llevan ese apellido.

Es muy probable que la existencia de dicho personaje sea cierta y esté documentada, pero eso no demuestra en ningún modo el parentesco con las personas que actualmente llevan dicho apellido.

Pensar en la posible descendencia de una persona importante sirve para satisfacer el ego de algunas personas, pero si alguien quiere conocer realmente cuáles son sus raíces se hace necesaria una auténtica investigación genealógica del apellido.

Historia Familiar
Antepasados e Historia Familiar

Lo correcto es avanzar generación a generación, sin prisas en el estudio de la historia familiar, comenzando por la información más reciente que ya conocemos y retrocediendo en el tiempo a través de documentos fiables.

Esta vía es sin duda mucho más lenta y costosa, pero ofrece muchas más satisfacciones y sobretodo, permite asegurar quienes fueron los antepasados y reconstruir la verdadera historia familiar, más allá del nivel social que tuvieran nuestros ancestros.

Entre otros muchos datos interesantes, la documentación recopilada durante el estudio informará de los lugares que habitaron nuestros ascendientes directos, y probablemente descubriremos que no coinciden con los que habíamos leído como origen del apellido.