Quiero saber el origen del apellido

Cuando alguien dice “me gustaría saber el origen de mi apellido”, ¿realmente ha pensado bien la pregunta? ¿Qué espera que le contesten?Origen medieval del apellido

¿El nombre del pueblo donde hace algunos siglos vivía alguien con su mismo apellido (o algún otro escrito más o menos igual…) ?

¿Quiere saber qué significa la palabra que ha dado lugar a su apellido, ya sea en su mismo idioma o en otro?

¿O quiere saber de qué famoso caballero medieval desciende?

Apellido y antepasados

En realidad, seguramente, y aunque sea más largo de explicar, lo que le gustaría sería conocer la historia de las personas que le han precedido transmitiendo la vida generación a generación llegando a sus bisabuelos, sus abuelos, sus padres y finalmente a él mismo.

Lugar de origen del apellido¿De qué sirve encontrar en Internet un presunto origen fabuloso del apellido cuando no se sabe siquiera donde nacieron o como se llamaban los bisabuelos?

En este punto encontramos la primera incoherencia; por muy obvio que sea, a menudo pasa desapercibido que, de los cientos o miles de antepasados directos que toda persona tiene, tan sólo un pequeño porcentaje pocas han llevado ese apellido que ahora tanto nos interesa.

La transmisión del apellido

¿Estamos seguros de que queremos darle tanta prevalencia a esa línea Apellido de madre solteragenealógica respecto al resto de antepasados, simplemente por ser la que ha transmitido el apellido por línea de varón?

Es importante saber que el apellido no se ha transmitido así en la totalidad de los casos, sino que es posible que alguno de los eslabones de la cadena transmisora del apellido fuera una madre soltera, o una esposa con mayor rango social que el que tenía su marido o incluso un expósito al que se le impuso un apellido biensonante o un esclavo que lo tomó de su amo.

Tenemos innumerables apellidos

ADN y árbol genealógicoSe supone que genéticamente llevamos aproximadamente la misma carga genética del padre que de la madre, y por tanto, nuestro ADN está compuesto en una cuarta parte por cada uno de nuestros abuelos y abuelas. Siguiendo ese razonamiento, parece claro que la naturaleza no da más importancia a la línea del apellido que a cualquier otra de las ramas de ascendientes.

¿Por qué entonces, cuando se habla del árbol genealógico, lo primero que viene a la cabeza a la mayoría de la gente es su primer apellido?

Homenaje a nuestros ancestros

Árbol genealógico de Antepasados

Sea como sea, el árbol genealógico de antepasados es mucho más que el origen del apellido, y aún en el caso que por alguna razón nos interese únicamente esa línea, démosle la importancia que se merecen a los antepasados que nos dieron la vida, aunque su mayor nobleza sea habernos transmitido la vida, y por supuesto, aunque no representen el origen último del apellido.

8 apellidos catalanes, vascos, o castellanos

El reciente estreno de la película 8 apellidos catalanes, tras el éxito de la primera parte 8 apellidos vascos, ha vuelto a poner de actualidad el tema del origen de los apellidos.Ocho apellidos catalanes o vascos según su origen

Debemos en primer lugar establecer lo que entendemos por un apellido catalán, castellano o vasco.

Si habláramos de personas podríamos hacer bueno el dicho de que “uno no es de donde nace sino de donde pace”, de manera que se consideraría catalán (o de cualquier lugar) todo aquel que vive en esa tierra.

Sin embargo, no es correcto aplicar el mismo razonamiento a los apellidos. Un apellido no es catalán por el hecho de pertenecer a una persona que vive, ni siquiera que ha nacido en Catalunya, del mismo modo que un apellido extranjero no se convierte en un apellido castellano aunque haya sido usado por varias generaciones de personas nacidas en Castilla.

Entonces, ¿qué entendemos por apellidos catalanes, apellidos vascos o apellidos castellanos?

Podemos definir como apellido catalán todo aquel apellido que tiene su origen lingüístico o etimológico en una palabra perteneciente al idioma catalán, o bien con un origen toponímico claramente establecido en un lugar de habla catalana.

Podemos usar la misma definición para apellidos castellanos, gallegos, vascos, etc…

A modo de curiosidad y con un toque de humor, en esta secuencia de la película “8 apellidos vascos”, podemos ver cómo “se cuela” en la lista el apellido Clemente, un apellido patronímico que no tiene origen vasco en realidad.

Teniendo en cuenta estas diferencias entre el origen de las personas y el de los apellidos, en la siguiente tabla podemos ver los ocho apellidos más frecuentemente usados por los catalanes en la actualidad:

  1. García
  2. Martínez
  3. López
  4. Sánchez
  5. Rodríguez
  6. Fernández
  7. Pérez
  8. González

En cambio, estos son los ocho apellidos catalanes más frecuentes en la actualidad:

  1. Vila
  2. Vidal
  3. Serra
  4. Martí
  5. Ferrer
  6. Soler
  7. Puig
  8. Roca

Fuente: Institut d’Estadística de Catalunya

Conviene tener en cuenta que muchos apellidos han sufrido variaciones ortográficas desde su creación, dando lugar a diferentes formas que son en realidad el mismo apellido originario (es el caso, por ejemplo, de Pujol / Puyol / Puchol o Ferrer / Ferré / Farré)

Otros apellidos catalanes han sido “castellanizados” en algún momento de la historia (Ricart / Ricarte, Pujalt / Pujalte, Climent / Clement, etc…)

El desconocimiento del idioma y las correspondientes normas ortográficas es el motivo principal de estas variaciones en una época en la que los apellidos no tenían una forma “oficial”, ya que desde su aparición en los siglos XII y XIII hasta la creación del Registro Civil (hacía el 1870 en España) no se prestaba demasiada importancia a la transmisión correcta del apellido.

En muchas ocasiones es posible intuir de antemano la zona geográfica de origen los antepasados a partir de los apellidos, sin embargo sólo con una rigurosa investigación genealógica bien documentada se conseguirá establecer su procedencia exacta.

El estudio genealógico, además, puede ayudar a encontrar diferentes formas de un mismo apellido en el mismo linaje.

Obviamente, cuanto más atrás en el tiempo podamos retroceder más cerca estaremos de poder determinar el origen del apellido, tanto lingüístico como geográfico.

Y tú, ¿Sabes decir correctamente ordenados tus ocho primeros apellidos? 

Por cierto, ¿sabes cuantos apellidos tienes? Aquí tienes una tabla para poder ordenar correctamente los 32 primeros apellidos.

 

Si te ha gustado esto, por favor compártelo en tu red social. ¡Muchas gracias!

Cómo saber el verdadero origen del apellido – ¿Es esto posible?

A diario recibimos consultas en las que nos preguntan por el origen de un determinado apellido. De hecho, ¿Quién no se ha preguntado alguna vez de donde viene el suyo?

Ahora bien, esta pregunta es tan amplia como difícil de contestar en muchos casos. Ante todo conviene distinguir entre el origen etimológico del apellido y su origen geográfico.

Origen etimológico del apellido

El origen etimológico del apellido, es decir, de donde viene o que significa la palabra, nos permite saber si se trata de un apellido toponímico, patronímico, derivado de una profesión, de un cargo, de un rasgo físico o del carácter, etc… De este modo lo podemos clasificar según el tipo de apellido.

Origen geográfico del apellido

Origen geográfico del apellido

El origen geográfico del apellido es el lugar de donde era originaria la persona que usó por vez primera un apellido. Este origen del apellido es relativamente fácil de determinar en aquellos apellidos toponímicos que se refieren a un pueblo o ciudad, como por ejemplo CASTILLA, ZARAGOZA, SORIA, etc., pero es casi imposible de determinar en todos los demás casos.

Por ejemplo, el apellido RÍO (o DEL RIO) se usó por primera vez para identificar a una persona o familia que vivía cerca de un río, por tanto pueden haber tantos orígenes geográficos como personas cumplieran con esa condición.

Para los apellidos patronímicos –aquellos que derivan de un nombre propio, como MARTÍN, ESTEBAN, SÁNCHEZ, GONZÁLEZ, etc. – tampoco es posible determinar un origen geográfico concreto ya que las personas con dicho nombre estaban lógicamente diseminadas por todo el territorio donde se hablara el idioma, castellano en este caso.

Lo mismo podemos decir de los apellidos derivados de profesiones. ¿A alguien se le ocurre pensar, por ejemplo, que todas las personas apellidadas ZAPATERO descienden de un único señor que fabricaba zapatos?

En el caso de los apellidos descriptivos, igualmente es fácil darse cuenta de que un apellido como CALVO o DELGADO no puede tener un único origen.

Informaciones falsas sobre el origen del apellido

Entonces, ¿no son ciertas las informaciones que hablan del origen del apellido que podemos encontrar en algunas páginas web?origen del apellido

Pues de todo hay, existen páginas fraudulentas que muestran la misma información genérica para todos los apellidos, sea cual sea el buscado, está claro que estas páginas web no nos aportarán nada.

Por otra parte, algunas páginas web más serias ofrecen información extraída de prestigiosas obras enciclopédicas en las que se narra la historia del apellido nombrando a un personaje concreto como tronco principal del apellido.

Sin embargo hay que entender que esta persona es quizás la más antigua con ese apellido de la que se ha encontrado documentación, pero nadie nos puede garantizar que, independientemente de su relevancia social, fuera la que diera origen al apellido y por tanto sea el antepasado común de todos los que actualmente lo llevan.

En realidad lo que se nos presenta como el origen del apellido no es más que una parte de la historia de un linaje o familia que usó ese apellido hace siglos, como pudo haber muchas otras de las que no se ha conservado información debido a su menor rango social.

investigacion-apellidoPero estos textos suelen relatar hechos que satisfacen el ego de muchas personas creyéndose descendientes de tal o cual personaje noble, sin pararse a pensar que muy posiblemente no les une ninguna relación de parentesco.

Y puestos a interesarnos por la historia de una familia con nuestro apellido, ¿no es de sentido común centrarnos en la nuestra? Llegados a este punto es obvio que una investigación genealógica ascendente por la rama del apellido partiendo de nosotros mismos es la manera correcta de saber más acerca de nuestro propio linaje.

Finalmente tras el estudio genealógico y a partir de los documentos encontrados de nuestros propios antepasados es posible que lleguemos a la conclusión de que existe realmente parentesco con aquel personaje histórico que aparece en la “historia del apellido” o bien que lo desestimemos completamente.

En el peor de los casos la búsqueda de documentación relativa a nuestros antepasados nos permitirá conocer nuestra propia historia familiar, verdadera y documentada, en lugar de informaciones genéricas.

Mención aparte merecen los escudos heráldicos a los cuales les hemos dedicado otro artículo.

 

Si te ha gustado el artículo, por favor compártelo en tu red social. Muchísimas gracias !!!

 

Apellidos extranjeros en España

Mucho se ha escrito sobre los grandes protagonistas de la Historia, pero menos se sabe de la gente anónima y de las huellas que dejaron entre nosotros. En estos casos, la genealogía y la historia van de la mano, se complementan, se ayudan y ofrecen respuestas, en este caso al origen de algunos apellidos extranjeros en España.

Entre los motivos por los que personas de varias partes del mundo llegaron a la península ibérica se encuentran:

Los conflictos bélicos:

Durante la Guerra de Sucesión (1701-1713) muchos extranjeros lucharon tanto en el bando del archiduque Carlos como en el del futuro Felipe V. Estaba en juego el trono de España y muchos intereses por parte de los países europeos. Algunos de estos combatientes, tras la guerra, se instalaron en España.

Probablemente el personaje más conocido sea James Fitz-James Stuart, antepasado de la duquesa de Alba Cayetana Fitz-James Stuart.Apellido Fitz-James - apellidos extranjeros

Por sus servicios a Felipe V en la guerra fue nombrado Duque de Berwick y de Liria y llegó a ocupar altos cargos en los ejércitos y en la administración española.

Pero hubo muchos más:

Uno de ellos fue el caballero irlandés Patrick O’Moran. Nacido en Jamestown (Irlanda),  hijo de Jerome O’Moran y Catherine Mulay. Según John O’Hart en su obra “Irish Pedigree”, las raíces de esta familia se remontan hasta los primeros reyes irlandeses. Fue capitán del Regimiento de Dragones formado por exiliados irlandeses y creado en 1703 por Daniel Mahony, general borbónico que inauguró así la presencia de irlandeses en la caballería española. Patrick fue nombrado teniente de la plaza de Denia (Alicante), donde murió en 1714, y gracias a su cargo de gobernador y comandante de Gandía (Valencia) entró en contacto con las familias más importantes de la ciudad y se casó en 1708 con Teresa Avargues, procedente de una de las familias enriquecidas de finales del siglo XVII.

La saga de los O’Moran, que en algún momento del siglo XVIII pasó a ser Moran, intervino activamente en la vida de las ciudades que los acogía y se comportaron como los nobles o ennoblecidos de la época. Así, pertenecían al reducido grupo que formaba una élite que defendía sus privilegios, compraban títulos nobiliarios para acceder a cargos públicos y participaban en los actos públicos de la ciudad para afirmar así su posición social. Además eran ciudadanos respetables con un gran patrimonio, emparentaron con las familias más importantes de la época y en sus diversas ramificaciones se instalaron en Xàtiva o Ibi, entre otras poblaciones levantinas. Entre sus descendientes se encuentra un general carlista, algunos alcaldes, un abogado de los Reales Concejos y un capitán de Voluntarios Honrados.

Motivos económicos:

Por ejemplo, atraídos por el comercio español con América, algunas familias inglesas se instalaron en Andalucía para exportar los vinos andaluces, crear imperios comerciales y arraigar. Son los casos de los apellidos extranjeros Terry, Byass, Domecq y Osborne.Apellido Osborne

Así, a finales del siglo XVIII Thomas Osbone Mann dejó su Exeter natal en Inglaterra para empezar una vida mejor en otro lugar.

Se desplazó a Cádiz, desde donde se exportaba vino a las islas británicas, y se asoció con dos compatriotas para fundar unas bodegas. Allí se casó con una de las hijas del aristócrata alemán Juan Nicolás Böhl de Faber, padre también de Cecilia, conocida en el mundo literario por el pseudónimo de Fernán Caballero. De entre todos los descendientes actuales de Thomas, tal vez el más conocido sea Bertín Osborne, cantante y presentador de televisión.

Así, aunque la imagen del toro usada como logotipo de la marca se haya convertido en un símbolo español, paradójicamente en realidad hace referencia a un apellido de origen inglés.

Cuestiones religiosas:

Un caso curioso, el origen del apellido Japón:

A principios del siglo XVII una expedición japonesa, liderada por Hasekura Tsunenaga visitó al Papa en Roma para conseguir apoyo para los japoneses convertidos al cristianismo. A la vuelta de su viaje, algunos miembros de la expedición decidieron quedarse en Coria del Río (Sevilla) donde podían manifestar su fe sin peligro y arraigaron en la zona.Apellido Japón

Evidentemente, para los habitantes de la zona fue más fácil convertir el país de origen de los visitantes en apellido que escribir y pronunciar sus apellidos originales, de modo que sus descendientes pasaron a tener el apellido Japón. De hecho, los amantes del fútbol recordarán a un árbitro conocido por sus apellidos: Japón Sevilla, descendiente de aquellos primeros expedicionarios.

Estos son sólo unos ejemplos de muchos apellidos como Bécquer, Boyer o Merle que se integraron en la tierra que los acogió.

 

¿Conoces la historia de algún otro apellido extranjero en España?

Origen de los Apellidos Españoles

Origen de los apellidos

¿Cuál es el origen de mi apellido?

Es muy posible que alguna vez te hayas hecho esta pregunta, y realmente no es una cuestión fácil de responder:
Para poder estudiar el origen de los apellidos, en primer lugar es muy interesante conocer a qué categoría pertenecen.
A continuación se puede ver una relación de los diferentes tipos de apellidos según su origen y algunos ejemplos de cada categoría.

Apellidos Toponímicos

Son aquellos apellidos que designan el lugar de nacimiento o de residencia de la persona, pudiéndose tratar de una localidad, un accidente geográfico o una construcción.
Aunque pocos la conservan hoy día, la mayoría de estos apellidos contenían en sus orígenes la preposición “de” (ejemplo: De Burgos), “del” (ejemplo: Del Río) o “de la” (ejemplo: De la Fresneda), “de los” (ejemplo: De los Perales), o “de las” (ejemplo: De las Cuevas).

Algunos apellidos toponímicos son:

• Aragonés
• Aranda
• Arellano
• Arroyo
• Ávila
• Avilés
• Aya
• Barahona / Baraona
• Barranco
• Bilbao
• Bisbal
• Braga
• Burgos
• Carranza
• Castañeda
• Castillo
• Catalán
• Cervantes
• Corral
• Costa
• Cuéllar
• Cuenca
• Cuevas
• Dávila / De Ávila
• Encina
• Fresneda
• Gallego
• Granados
• Hoyos
• Lago
• Laguna
• León
• Linares
• Madrid
• Mansilla
• Manzano
• Marín / Marino
• Miranda
• Montes
• Montilla
• Morata
• Naranjo
• Navarra / Navarro
• Nieves
• Ocaña
• Orellana
• Peña
• Perales
• Pino
• Olmos
• Rivas
• Romero
• Roca
• Sarabia
• Salazar
• Saldaña
• Santander
• Santisteban
• Segura
• Serrano
• Sevilla
• Silveira
• Soria, Soriano
• Soto
• Toledo, Toledano
• Torquemada
• Torrente
• Torres
• Valenzuela
• Valverde
• Vargas
• Vergara
• Villa
• Villalba
• Villanueva
• Villena
• Viñas
• Vitoria
• Zamorano.

Apellidos Patronímicos

Son aquellos apellidos que tienen su origen en el nombre de pila del padre de la persona. La gran mayoría de apellidos españoles patronímicos se formaron añadiendo al nombre el sufijo “ez” (ejemplo: Fernando / Fernández), en Catalunya y Valencia el sufijo “is” (ejemplo: Pere / Peris), en el País Vasco el sufijo “iz” (ejemplo: Lope / Lopiz)

Algunos apellidos patronímicos son:

• Álvarez (Álvar, Álvaro)
• Antolínez (Antolín)
• Antúnez (Antón, Antonio)
• Benítez (Benito)
• Bernardez (Bernardo)
• Bermúdez (Bermudo)
• Blázquez (Blas)
• Díaz, Díez, Diéguez (Diego)
• Domínguez (Domingo)
• Enríquez (Enrico, Enrique)
• Fernández, Hernández (Fernando, Hernán)
• Galíndez (Galindo)
• Gálvez (Galve)
• Garcés, Garcez (García)
• García (García, Garza)
• Giménez, Jiménez, Ximénez, Ximenes (Ximeno)
• Gómez (Gome, Guillermo)
• González (Gonzalo)
• Güemes / Güémez (Gome)
• Gutiérrez (Gutierre)
• Henríquez (Henrique)
• Hernández (Hernán)
• Ibáñez (Iván)
• íñiguez (íñigo, Ignacio)
• Jiménez (Jimeno)
• López (Lope)
• Márquez (Marcos)
• Martínez (Martín)
• Meléndez, Menéndez (Melendo, Menendo)
• Méndez (Mendo)
• Mínguez (Mingo o Domingo)
• Muñoz (Muño)
• Nunes (Nuno)
• Núñez (Nuño)
• Ordóñez (Ordoño)
• Ortiz (Ortún)
• Peláez (Pelayo)
• Pérez, Peris, Peres (Pere, Pero, Pedro)
• Ramírez (Ramiro)
• Rodríguez (Rodrigo)
• Ruiz (Roi o Roy, Ruy, Rodrigo)
• Sánchez, Sáez, Sáenz, Sainz (Sancho)
• Suárez, Juárez, Xuárez (Suero)
• Téllez (Tello)
• Velázquez (Velasco)
• Yagüe, Yágüez (Yagüe o Yago, Santiago)
• Yáñez (Ioan, Juan)

Apellidos formados a partir de profesiones o cargos.

Son aquellos apellidos que identificaban a la persona en función de su oficio, cargo o condición social.

Algunos de estos apellidos son:

• Alcalde, Alcaide
• Alférez
• Ballester, Ballestero, Ballesteros
• Batanero
• Barbero
• Botero
• Caballero
• Carbonero
• Cardenal
• Camarero
• Caminero
• Capitán
• Cantero
• Carpintero
• Carnicero
• Carreiro
• Carretero
• Castillero
• Cerecero
• Cillero
• Conde
• Correa
• Criado
• Cubero
• Duque
• Escrivá
• Ferrer, Ferrero, Ferrufino, Herrera, Herrero
• Guerrero
• Hidalgo
• Jurado
• Labrador
• Manzanero
• Marinero
• Marqués
• Merino (nombre del juez o autoridad de una merindad)
• Melero (mercado de la miel)
• Molinero
• Monje
• Morterero
• Notario
• Ovejero
• Panadero
• Pastor
• Rey
• Rico
• Sabater (en catalán, Zapatero)
• Sacristán
• Saetero
• Sastre, Sartori
• Sillero
• Soldado
• Teixidó (Evolución de Teixidor. En catalán, Tejedor)
• Tejedor
• Tornero
• Vaquero
• Verdugo
• Zapatero

Apellidos formados a partir de rasgos físicos, familiares o morales.

Algunos de estos apellidos son:

• Amor
• Alegre
• Barriga
• Bello
• Blanco
• Bravo
• Bueno
• Cabello
• Cabeza
• Cabezón
• Calvo
• Cano
• Casado
• Castaño
• Cortés
• Crespo
• Delgado
• Descalzo
• Feliz
• Galán
• Gordo
• Grande
• Hermoso
• Leal
• Lozano
• Manso
• Malo
• Moreno
• Nieto
• Pequeño
• Pinto
• Prieto
• Rojo
• Rubio
• Seco

Apellidos relativos a las circunstancias del nacimiento

Son aquellos apellidos impuestos a los nacidos en función de las circunstancias del momento del nacimiento (el mes de nacimiento, el santo que se celebraba ese día, etc.) También incluimos en esta categoría los apellidos con los que se identificaba a recién nacidos de padres incógnitos, muchos de ellos con referencias religiosas.

Algunos de estos apellidos son:

• Abril
• Bastardo
• Buendía
• Diosdado
• De Dios
• Deulofeu (En catalán, Dios lo hizo)
• Expósito
• Iglesias
• Nomdedeu (En catalán, Nombre de Dios)
• San Martín o Sanmartín
• San Pedro o Sampedro
• San Miguel o Sanmiguel
• Temprano
• Tirado

Apellidos de origen incierto.

Son aquellos apellidos referentes a animales, vegetales u objetos. Posiblemente identificaban a las personas que los criaban, cultivaban o fabricaban.

Algunos de estos apellidos son:

• Águila
• Botella
• Borrego
• Buey
• Cebolla
• Conejo
• Cordero
• Cuervo
• Gato
• Gavilán
• Lobato
• Oliva
• Osa
• Palomo
• Raposo
• Tocino
• Toro
• Vaca
• Zorrilla

Busca tu apellido en nuestra base de datos para averiguar cuál es el documento más antiguo que tenemos recopilado en relación a este apellido.

De dónde viene tu apellido

¿Alguna vez te has preguntado el origen de tu apellido?, ¿Qué significado tiene?

No es fácil encontrar estas respuestas, pero puedes empezar intentando saber a qué categoría pertenece. Aquí te indicamos algunas de ellas con algunos ejemplos clarificadores:Libros

Los apellidos Patronímicos procedían del nombre de pila del padre del nacido. Muchos de ellos se formaron añadiéndoles los sufijo “ez”, “is”, “iz”… Así podemos encontrar, del nombre Martín (Martínez), de Fernando (Fernández), de Sancho (Sánchez)… seguro que os suenan todos ellos.

Los apellidos Toponímicos indicaban el lugar de nacimiento o de residencia de la persona. Se podría tratar de una localidad, una región, una edificación o un accidente geográfico de la zona. Muchos de ellos usaban la preposición ”De” aunque con el tiempo se ha ido perdiendo y ya pocos lo mantienen. Por ejemplo “Linares”, “de la Torre”, “del Manzano”, “del Valle”…

Los que se formaron a partir de profesiones, ocupaciones o cargos sociales. Carnicero, Marqués, Jurado, Pastor, Herrero, Zapatero (Qué curioso llevar el apellido de la profesión de un antepasado…)

También se formaban a partir de rasgos físicos o del carácter como pueden ser: Delgado, Amor, Rojo, Bello, Seco, Pequeño, Moreno, Leal, Cabezón…

Seguro que a todos nos suenan familiares apellidos que nos informan sobre las circunstancias del nacimiento como el mes de nacimiento, el santo que se celebraba ese día, etc. o los que se utilizaban para identificar a recién nacidos de padres desconocidos, muchos de ellos con referencias religiosas (Diosdado, Iglesias, Expósito, De la Cruz, De Dios…)

Y por último los de origen incierto como los  referentes a animales, vegetales u objetos. Posiblemente identificaban a las personas que los criaban, cultivaban o fabricaban, aquí nos podemos encontrar: Águila, Botella, Palomo, Cebolla, Vaca, Zorrilla…

¿Qué apellido conoces que te haya llamado más la atención? ¿Sabes ya el origen del tuyo?

Coméntanos lo que quieras, y si te ha gustado el artículo, por favor compártelo en tu red social favorita. ¡Gracias!

Origen del apellido o Historia Familiar

documentos historia familiar
Documentos encontrados en la investigación genealógica

La primera reacción de muchas personas ajenas a la genealogía, cuando se les comenta acerca de nuestra actividad es pensar en su apellido, y en un supuesto origen que alguien les ha contado o que han leído no se sabe muy bien donde.

Hay que diferenciar, por tanto, entre el origen del apellido y la historia familiar. En el primer caso, seguramente será fácil encontrar en internet alguna página donde aparezca como originario de una zona geográfica, o mejor aún, de un personaje noble de quien supuestamente descienden todas las personas que llevan ese apellido.

Es muy probable que la existencia de dicho personaje sea cierta y esté documentada, pero eso no demuestra en ningún modo el parentesco con las personas que actualmente llevan dicho apellido.

Pensar en la posible descendencia de una persona importante sirve para satisfacer el ego de algunas personas, pero si alguien quiere conocer realmente cuáles son sus raíces se hace necesaria una auténtica investigación genealógica del apellido.

Historia Familiar
Antepasados e Historia Familiar

Lo correcto es avanzar generación a generación, sin prisas en el estudio de la historia familiar, comenzando por la información más reciente que ya conocemos y retrocediendo en el tiempo a través de documentos fiables.

Esta vía es sin duda mucho más lenta y costosa, pero ofrece muchas más satisfacciones y sobretodo, permite asegurar quienes fueron los antepasados y reconstruir la verdadera historia familiar, más allá del nivel social que tuvieran nuestros ancestros.

Entre otros muchos datos interesantes, la documentación recopilada durante el estudio informará de los lugares que habitaron nuestros ascendientes directos, y probablemente descubriremos que no coinciden con los que habíamos leído como origen del apellido.