Cómo saber el verdadero origen del apellido – ¿Es esto posible?

A diario recibimos consultas en las que nos preguntan por el origen de un determinado apellido. De hecho, ¿Quién no se ha preguntado alguna vez de donde viene el suyo?

Ahora bien, esta pregunta es tan amplia como difícil de contestar en muchos casos. Ante todo conviene distinguir entre el origen etimológico del apellido y su origen geográfico.

Origen etimológico del apellido

El origen etimológico del apellido, es decir, de donde viene o que significa la palabra, nos permite saber si se trata de un apellido toponímico, patronímico, derivado de una profesión, de un cargo, de un rasgo físico o del carácter, etc… De este modo lo podemos clasificar según el tipo de apellido.

Origen geográfico del apellido

Origen geográfico del apellido

El origen geográfico del apellido es el lugar de donde era originaria la persona que usó por vez primera un apellido. Este origen del apellido es relativamente fácil de determinar en aquellos apellidos toponímicos que se refieren a un pueblo o ciudad, como por ejemplo CASTILLA, ZARAGOZA, SORIA, etc., pero es casi imposible de determinar en todos los demás casos.

Por ejemplo, el apellido RÍO (o DEL RIO) se usó por primera vez para identificar a una persona o familia que vivía cerca de un río, por tanto pueden haber tantos orígenes geográficos como personas cumplieran con esa condición.

Para los apellidos patronímicos –aquellos que derivan de un nombre propio, como MARTÍN, ESTEBAN, SÁNCHEZ, GONZÁLEZ, etc. – tampoco es posible determinar un origen geográfico concreto ya que las personas con dicho nombre estaban lógicamente diseminadas por todo el territorio donde se hablara el idioma, castellano en este caso.

Lo mismo podemos decir de los apellidos derivados de profesiones. ¿A alguien se le ocurre pensar, por ejemplo, que todas las personas apellidadas ZAPATERO descienden de un único señor que fabricaba zapatos?

En el caso de los apellidos descriptivos, igualmente es fácil darse cuenta de que un apellido como CALVO o DELGADO no puede tener un único origen.

Informaciones falsas sobre el origen del apellido

Entonces, ¿no son ciertas las informaciones que hablan del origen del apellido que podemos encontrar en algunas páginas web?origen del apellido

Pues de todo hay, existen páginas fraudulentas que muestran la misma información genérica para todos los apellidos, sea cual sea el buscado, está claro que estas páginas web no nos aportarán nada.

Por otra parte, algunas páginas web más serias ofrecen información extraída de prestigiosas obras enciclopédicas en las que se narra la historia del apellido nombrando a un personaje concreto como tronco principal del apellido.

Sin embargo hay que entender que esta persona es quizás la más antigua con ese apellido de la que se ha encontrado documentación, pero nadie nos puede garantizar que, independientemente de su relevancia social, fuera la que diera origen al apellido y por tanto sea el antepasado común de todos los que actualmente lo llevan.

En realidad lo que se nos presenta como el origen del apellido no es más que una parte de la historia de un linaje o familia que usó ese apellido hace siglos, como pudo haber muchas otras de las que no se ha conservado información debido a su menor rango social.

investigacion-apellidoPero estos textos suelen relatar hechos que satisfacen el ego de muchas personas creyéndose descendientes de tal o cual personaje noble, sin pararse a pensar que muy posiblemente no les une ninguna relación de parentesco.

Y puestos a interesarnos por la historia de una familia con nuestro apellido, ¿no es de sentido común centrarnos en la nuestra? Llegados a este punto es obvio que una investigación genealógica ascendente por la rama del apellido partiendo de nosotros mismos es la manera correcta de saber más acerca de nuestro propio linaje.

Finalmente tras el estudio genealógico y a partir de los documentos encontrados de nuestros propios antepasados es posible que lleguemos a la conclusión de que existe realmente parentesco con aquel personaje histórico que aparece en la “historia del apellido” o bien que lo desestimemos completamente.

En el peor de los casos la búsqueda de documentación relativa a nuestros antepasados nos permitirá conocer nuestra propia historia familiar, verdadera y documentada, en lugar de informaciones genéricas.

Mención aparte merecen los escudos heráldicos a los cuales les hemos dedicado otro artículo.

 

Si te ha gustado el artículo, por favor compártelo en tu red social. Muchísimas gracias !!!