«

»

Sep 30 2013

Cómo empezar el árbol genealógico – Consejos prácticos



Muchas personas sienten curiosidad por su Historia Familiar, sin embargo no saben cómo empezar el árbol genealógico. Aquí encontrará una serie de consejos que le ayudarán a dar los primeros pasos.

El árbol genealógico no es más que una representación gráfica en la que aparece información sobre los miembros de la familia y el parentescos entre ellos, de modo que en primer lugar debemos profundizar en el conocimiento de las circunstancias de nuestros familiares, ya sean pasados o presentes.

El estudio de los vínculos familiares es lo que se conoce como genealogía, y constituye un paso previo e imprescindible antes de hacer el árbol familiar. Al proceso por el cual se buscan los datos relativos a los familiares se le llama estudio genealógico o investigación genealógica. Aquí tiene una guía sencilla pero muy práctica para hacer el árbol genealógico.

Existen multitud de tipos de árboles genealógicos y por tanto de estudios familiares. En el presente artículo nos centraremos en cómo comenzar a buscar antepasados:

Recuerdos Familiares

Recuerdos Familiares

Recopile información de la familia

Hágase con la mayor cantidad posible de documentos, fotografías antiguas, cartas, postales y recuerdos familiares que puedan aportar cualquier tipo de información acerca de nombres, apellidos, lugares, fechas, parentescos, etc…

Es posible que en su casa o en la de algún pariente se conserven documentos como partidas de bautismo, nacimiento o matrimonio, escrituras de propiedad, libros de familia, invitaciones de boda, esquelas, expedientes, diplomas o carnets de alguna agrupación.

Cada uno de estos documentos puede aportar información valiosa relativa a la historia familiar en este mismo momento o más adelante durante su estudio, así que no descarte nada.

Anótelo todo

Apunte la información importante de cada persona, sobre todo las fechas y lugares exactos de nacimiento, matrimonio y defunción.

Más adelante ya tratará de documentar cada una de estas informaciones, de manera que no se preocupe si tiene dudas sobre alguna de ellas, simplemente márquela con un signo de interrogación, de esta manera también empezará a descubrir que incógnitas deberá resolver.

Además de los antepasados directos ( padres, abuelos, bisabuelos, etc…) es conveniente también tener en cuenta a sus hermanos (tíos, tíos-abuelos, etc…), aunque estos últimos no nos interesen especialmente, quizás en algún momento tengamos que buscar algún documento referente a ellos si por alguna razón no aparece el relativo a nuestro antepasado directo, teniendo en cuenta que siendo hermanos comparten los mismos antepasados.

Sírvase tanto de sus conocimientos previos como del contenido de los documentos que ya posee.

Aquí puede descargar gratis e imprimir algunas fichas genealógicas en blanco que le ayudarán en esta tarea.

Pregunte a sus familiares

Cualquier información que pueda recibir debe ser bienvenida. Incluso en el caso que más adelante se demuestre que algún dato era incorrecto, la transmisión oral de la historia familiar sin duda alguna será más que provechosa.

Un consejo: dele prioridad a entrevistar a los más mayores de la familia, no sabemos cuánto tiempo más estarán con nosotros y su memoria se hace más débil cada día que pasa.

Anote todos y cada uno de los detalles que pueda recibir de sus familiares, por inútiles que parezcan ahora, pues pueden ser la pista que le lleve en el futuro a descifrar algún enigma especialmente difícil en su investigación genealógica. No obstante, no cometa el error de dar por buena toda la información transmitida oralmente hasta que pueda contrastarla con pruebas escritas que la confirmen, especialmente en lo que se refiere a lugares y fechas.

En el caso de las personas mayores, aunque seguramente estarán encantadas de que se les pregunte por su infancia, sus padres o abuelos, conviene no presionarles puesto que su memoria es frágil, además es posible que pasados unos días recuerden datos que hoy no les vienen a la memoria.

Igualmente conviene no insistir sobre algunos recuerdos sobre los que quizás nuestro familiar prefiere no hablar (la manera de percibir ciertas circunstancias de la vida ha cambiado mucho y lo que hoy es algo común podía ser antiguamente un tabú o una deshonra para la familia).

No se sorprenda si recibe informaciones contradictorias según la persona a la que pregunte. No importa, anótelo todo y… ¡propóngase conocer la realidad a través de los documentos correctos! Cuando llegue ese momento informe de su error a la persona que estaba equivocada, pero sea delicado, a veces es difícil aceptar que durante muchos años se ha pensado algo que en verdad no ocurrió así.

Póngase en marcha

Pregunte a los familiareLlegados a este punto, usted ya tiene algunos datos muy probablemente exactos, otros dudosos y seguramente muchas incógnitas, curiosidades y misterios por resolver.

¡Enhorabuena! Si ha disfrutado en el transcurso de estos primeros pasos, es usted un genealogista en potencia.

Hasta ahora usted ha aprovechado los documentos y recuerdos que su familia conserva, pero hay mucho más. A partir de ahora deberá usar la información que tiene para buscar documentación fuera del ámbito familiar que la confirmen como cierta y le permitan profundizar hacia las generaciones más antiguas.

Este es un proceso apasionante pero debe hacerse sin prisas, paso a paso y documento tras documento. Disfrútelo.

 

Si te han gustado estos consejos, por favor compártelos con tus conocidos en la red social que más te gusta. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web usa cookies de terceros para poder proporcionarle un mejor servicio. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

ACEPTAR
Aviso de cookies